Viernes, 24.11.2017 - 08:55 h

El Estado es un tanque, los independentistas infantería ligera

En ese enfrentamiento entre el Estado de Derecho y los independentistas cada uno tiene su ventaja y cada uno su debilidad.

La debilidad del Estado es la del tanque. Es lento en relación a la movilidad de los que tiene en frente.

Te interesa leer: La independencia supondrá un recorte de más del 33% en la inversión extranjera

El Estado es un tanque, los independentistas infantería ligera

Lo que se está viviendo en el choque del Estado de Derecho con los independentistas es la lucha entre el tanque pesado y la infantería ligera. En ese enfrentamiento cada uno tiene su ventaja y cada uno su debilidad.

La ventaja del Estado es la del tanque. Su estructura es sólida, a prueba de disparos y con cañones de gran calibre que pueden apuntar con precisión y alto poder de destrucción. La ventaja de los independentistas es el conocimiento del terreno y la movilidad de sus efectivos, como la de la infantería ligera.

La debilidad del Estado es la del tanque. Es lento en relación a la movilidad de los que tiene en frente. Para disparar sus balas necesita manejar los instrumentos que afinen a donde apuntar y calcular el tipo de proyectil adecuado. En este caso estos instrumentos y proyectiles son jurídicos. La debilidad de los independentistas es la fragilidad de sus filas; vulnerables a cualquier proyectil jurídico; en particular, por lo que se ha visto, lo que atañe a su estabilidad patrimonial. Porque para un independentista, al revés que a Pedro Crespo, el Alcalde de Zalamea, lo que no se puede dar a nadie no es la honra, sino el patrimonio.

Entre la apisonadora y el saltamontes está el juego. De momento todo se desarrolla así. La infantería ligera independentista da un golpe de mano y se retira a la espera de la reacción del tanque del Estado. Hasta esta semana sólo eran escaramuzas de guerrilla, que se saldaban con fuego graneado en los medios de comunicación. Pero en este septiembre en el campo de batalla se han posicionado los dos contendientes.

La contienda empezó con el disparo de los independentistas con la aprobación en el parlamento de la “no ley del referéndum” (una ley inconstitucional es una no ley) y la “no ley de desconexión”. La contestación del Estado ha sido la decisión del Tribunal Constitucional anulándolas y comunicando a todos los posibles responsables de las consecuencias de no acatar su sentencia. También con la presentación de querellas por parte de la fiscalía general del Estado y la declaración del presidente Rajoy.

El calibre de los proyectiles jurídicos del tanque del Estado es importante, pero de momento deja aún con movilidad a la infantería ligera independentista. Los independentistas ya han gastado sus proyectiles de mayor calibre. Ahora utilizarán la movilización callejera, con ocasión o sin ella, para responder.

En la batalla jurídica el Estado tiene todas las de ganar. Pero dentro del tanque no se ocupa el terreno. Hay que salir a la calle. Para lo que es necesaria la infantería de apoyo. Esto es lo que los españoles están esperando que ocurra para impedir el referéndum ilegal.

Rajoy ha dicho que no descarta ninguna medida, los partidos constitucionalistas han dicho que le apoyan ¿Está preparada esa infantería de apoyo al tanque del Estado? ¿Serán los jueces, la policía judicial, los mossos de escuadra, la policía nacional, la guardia civil, los funcionarios que se atengan a la legalidad, la sociedad civil catalana harta de tanta mascarada…? Deben ser muy eficaces. En un mes se tiene que saber, porque el Estado no puede perder.

Ahora en portada

Comentarios