Viernes, 21.02.2020 - 14:36 h
Eurodiputada

Noche de Paz en La Moncloa: solo nos queda el discurso del Rey

Hace menos de un mes, con el acta de diputado de nuevo en el bolsillo y la promesa de ser vicepresidente, Pablo Iglesias dijo confiar en que “en la próxima Nochebuena los españoles puedan cenar con un Gobierno”. Para entonces, Podemos y su líder ya hacía tiempo que habían pasado a un segundo plano: su entreguismo los hizo irrelevantes al minuto siguiente del abrazo. El verdadero protagonista de esa cena navideña había pasado a ser ERC. Nunca el precio de una abstención fue tan prohibitivo, es cierto. Pero no había precio que Sánchez no estuviera dispuesto a pagar.

La sentencia del Tribunal Europeo de Justicia lo ha trastocado todo. Ha sacudido los cimientos del europeísmo español. Ha sacudido al PSOE, a los independentistas, al PP, a la izquierda y a la derecha radical. Pero, sobre todo, lo que ha hecho es remover las piezas del tablero. Fijar las reglas del juego y poner al gobierno interino de Sánchez ante su verdadera alternativa: cerrar con ERC el acuerdo para su investidura en vísperas de Reyes al precio del "gesto" exigido (aceptar el referéndum de autodeterminación que impone Junqueras–"la independencia, irreversible; el referéndum, inevitable" ha sentenciado desde Lladoners el condenado- y bloquear la petición al Parlamento Europeo de levantamiento de inmunidad) o plantarse y ganar la partida para todos queriendo ganar la suya. Con la Abogacía del Estado en busca de esa fórmula-gesto, ERC no se esconde ni disimula: quieren amnistía, autodeterminación y república. Su chulesco "¿se entiende o no se entiende?" a Sánchez sólo merece una respuesta: s'ha acabat.

No hay más alternativa para nuestro país que un acuerdo PSOE, PP y Cs. Un Gobierno sensato y razonable, en un momento crítico. En este sentido se pronunciaban este domingo algunas voces destacadas de "La España que reúne", la plataforma impulsada por Manuel Valls. Como José María Múgica, Francesc de Carreras, Elisa de la Nuez y César Antonio Molina, yo me pregunto también: ¿qué perversión se está produciendo para que el Gobierno de la nación dependa de quienes quieren destruir esa nación? ¿Y qué es eso de preocuparse por la alternativa? ¿Qué alternativa habrá si nos quedamos sin país?

No, esta Nochebuena no cenaremos con ningún Gobierno distinto al que lleva nueve meses en funciones. Esta Nochebuena habrá sin duda airadas discusiones, cabeceos de amargura y resignada desolación en muchas mesas familiares. El fatalismo, ese corrosivo compañero de la anuencia, se sentará satisfecho como un comensal más. Pero muchos mantendremos un margen para la esperanza: que esta Nochebuena el Rey nos recuerde a todos los españoles que no estamos solos, como dijo a los catalanes el 3 de octubre de 2019. Que nos insista en que aquella "deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado" y el "inaceptable intento de apropiación de las instituciones" están más vigentes que nunca, porque Sánchez se ha empeñado en retorcer hasta el entrangulamiento el cordón que nos une con el Estado de derecho. Que nos repita que España es un país serio, con un verdadero Jefe del Estado a su cabeza comprometido con su unidad y permanencia. Y que los españoles, todos, tenemos "la garantía absoluta de nuestro Estado de derecho en la defensa de su libertad y de sus derechos".

Feliz Nochebuena, conciudadanos.

*Beatriz Becerra ha sido vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos en el Parlamento Europeo y eurodiputada del Grupo de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE) en la legislatura 2014-2019. Es autora de Eres liberal y no lo sabes (Deusto).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING