¿Qué sucedió en la semana, eh? 

Los ciberdelitos aumentaron un 32% durante la pandemia

Ciberseguridad hacker
Los ciberdelitos aumentaron un 32% durante la pandemia. 
Pixabay

Así lo dice el estudio sobre la cibercriminalidad en España, correspondiente al año 2020, que hizo público el Ministerio del Interior el pasado 29 de septiembre, con algunos meses de retraso (se suele publicar en los meses de mayo-junio). Es el octavo informe sobre esta materia, por lo que, aparte de los datos anuales, resulta interesante analizar la evolución de los datos de las ‘series históricas’.

No obstante, como se avisa en la introducción: “Por segunda vez se aúnan los datos de todos los cuerpos policiales del territorio nacional (Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Policía Foral de Navarra, Ertzaintza, Mossos d’ Esquadra y distintos Cuerpos de Policía Local). Por dicha razón, se han reconstruido y actualizado los datos de las series históricas” (antes no se disponía de todos).

Igualmente, los “datos de series históricas se ven afectados por varios cambios legislativos producidos durante los últimos años. Uno de ellos fue la reforma del Código Penal, en el año 2015. La otra fue la ratificación por España del Protocolo Adicional al Convenio sobre la Ciberdelincuencia, hecho en Estrasburgo en 2003 y que entró en vigor en 2015”. Ambos han afectado a la tipificación de conductas.

Ciberamenazas y Covid 

“Durante el pasado año 2020, y según el Centro Criptológico Nacional (Informe Ciberamenazas y tendencias, 2020), muchos de los aspectos relacionados con la cibercriminalidad, se han visto íntimamente relacionados con la COVID-19:

· La situación provocada por la pandemia ha propiciado el incremento de numerosos y variados ataques: desde operaciones de influencia o robo de información hasta campañas de ‘ransomware’.

· También se ha producido una mejora significativa de capacidades técnicas y operativas de actores ligados a la delincuencia económica (fraude al CEO, Human Operated Ransomware, etc.).

· La explotación de sistemas expuestos a internet se ha visto incrementada por la situación de pandemia y el incremento del teletrabajo (y la exposición no controlada de muchas organizaciones a Internet)”.

“Por otro lado, entre las operaciones policiales desarrolladas para combatir la cibercriminalidad, cabe situar nuevas formas criminales (estafas) asociadas a las monedas electrónicas”.

Tendencias previstas 

“En cuanto a las tendencias previstas a corto plazo, la pandemia de la COVID-19 seguirá marcando muchas de las amenazas y riesgos en los próximos meses, muchos de estos directamente relacionados con el aumento del teletrabajo”:

“El mayor uso de soluciones en la nube, conexiones VPN, servicios de escritorio remoto virtual (VDI), redes de confianza cero y gestión de identidades, servicios y tecnologías para el acceso remoto, uso de herramientas colaborativas, aplicaciones de videoconferencia, etcétera, generará que los ataques a estos entornos, en especial a los sistemas públicamente expuestos, sigan creciendo”.

“Es previsible que se incrementen los ataques y vulnerabilidades relacionados con redes domésticas o dispositivos personales para acceder a la infraestructura de la organización del empleado (ciberespionaje). Y también es de esperar que, en el marco de la pandemia, aumenten los ataques a farmacéuticas, laboratorios de investigación dedicados a la COVID-19 o a las víctimas”.

Hechos conocidos 

En 2020 los cuerpos policiales españoles tuvieron conocimiento de un total de 287.963 hechos (supuestamente) delictivos. Esto no quiere decir que sea el total de (supuestos) ciberdelitos cometidos durante 2020, porque, desgraciadamente hay una cifra negra, mucho mayor, de ciberdelitos que no se llegan a denunciar, por lo que estas cifras hay que tomarlas siempre con unas ciertas precauciones.

Si tenemos en cuenta que en 2019 hubo 218.302 hechos conocidos, resulta que el número de (supuestos) ciberdelitos en 2020 ha aumentado un 31,9% respecto al año anterior, en parte como efecto de la pandemia y el mayor uso de internet. En 2019 subió un 35,8% respecto a 2018, en 2018 un 36,9% respecto a 2017 y en 2017 un 26,6% respecto a 2016. Lo cual indica una evolución preocupante.

También lo indica la comparación entre el total de ciberdelitos conocidos y el total de delitos cometidos en España, recogido en el Balance de Criminalidad 2020 del Ministerio del Interior, que fue de 1.773.366 infracciones penales, frente a las 2.199.475 de 2019 (un 19,3% menos); es decir, los ciberdelitos representaron en 2020 el 16,2% del total de delitos cometidos en España, frente al 9,9% en 2019.

Hechos esclarecidos y autores detenidos y condenados 

Si analizamos las cifras de los hechos esclarecidos, resulta que de los 287.963 ciberdelitos conocidos en 2020 sólo se esclarecieron 38.046. Es decir: un 13,2%, frente al 14,1% en 2019, el 17% en 2018, el 20% en 2017 o el 23,8% en 2016.

O sea: cada año se esclarecen menos ciberdelitos conocidos, sin contar aquéllos que no se llegan a conocer. La proporción y su evolución son muy preocupantes.

Más preocupante resulta la proporción y evolución de detenidos o investigados sobre los ciberdelitos conocidos: en 2020 fueron 11.280, es decir: sólo un 3,9%, frente al 4% de 2019, el 4,3% de 2018, el 5% de 2017 y el 6% de 2016. Aunque el número de las detenciones asciende cada año (se ha duplicado desde 2016), no lo hace en la misma proporción que los ciberdelitos, por falta de medios.

Pero la cosa no queda ahí, porque las cifras del Ministerio del Interior sólo llegan hasta el momento en que se ponen a disposición judicial los detenidos. Hay que analizar la Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2020 para saber que, de los 11.280 detenidos o investigados sólo fueron acusados 2.557 y finalmente condenados 1.130. Es decir: solamente un 0,4% de los ciberdelitos conocidos.

Estafas por internet 

En cuanto a la tipología de ciberdelitos cometidos en 2020, el ‘fraude informático’ o las ‘estafas por internet’ siguen siendo los más numerosos: La policía tuvo conocimiento de 257.907 fraudes o estafas, lo que supone un 89,6% del total de los 287.963 ciberdelitos conocidos en 2020. Y eso que hay muchos pequeños fraudes informáticos o estafas por internet que no llegan a denunciarse nunca.

Pero lo más preocupante es la evolución histórica de este delito y el gran salto del año pasado, por efecto de la pandemia y el aumento de las compras online. En 2019 se tuvo conocimiento de 192.375 fraudes informáticos que supusieron un 88,1% del total de ciberdelitos. Es decir, se ha producido un incremento del 34% desde 2019, pero es del 267,5% desde 2016 (en que hubo 70.178 estafas).

Para ser justos, hay que terminar diciendo que en estas estadísticas no figuran, obviamente, los ciberdelitos que los cuerpos policiales evitan y se echa en falta un estudio comparativo de la cibercriminalidad en los países de nuestro entorno. Y, como siempre que abordo este tema, debo insistir en que es imprescindible tomarse en serio la ciberseguridad y dedicarle más medios, técnicos y humanos.

Gráfico uno Adsuara
Gráfico dos Adsuara
Gráfico dos Adsuara
L.I.

Fuente: ESTUDIO SOBRE LA CIBERCRIMINALIDAD EN ESPAÑA (pág. 41)

Mostrar comentarios