OPINION

'Aquí hay madroño' se estrena en Telemadrid con una periodista huyendo de su propia conexión

Aquí hay madroño
Aquí hay madroño

Aquí hay madroño se ha estrenado con periodista a la fuga. Se trata de un nuevo programa de TeleMadrid, que supone una especie de particular secuela de Aquí hay tomate. Ahora con Carmen Alcayde y David Valldeperas en la misma franja que ocupó otro emblema del género del corazón, el mítico show de la autonómica madrileña ¡Mamma mía!.

Aunque los tiempos han cambiado. En la actualidad, Aquí hay madroño aterriza con la complicación añadida de darse a conocer en un tramo de compleja competencia. Un handicap que, al final, no ha sido para tanto gracias a los nervios de esta periodista que, mientras contaba una surrealista crónica sobre paraguas y Reyes, ha salido huyendo en directo.

En plena conexión, la periodista, que estaba en la redacción del programa, se ha ido. Rápida. Agobiada. La redactora de Vanitatis, que fue como colaboradora invitada al nuevo programa de Telemadrid, se estaba haciendo un lío por efectos colaterales de la tele y decidió salirse del encuadre dejando a los presentadores compuestos y sin cotilleo. Pero, por suerte, Carmen Alcayde sacó su espontaneidad y jugó hasta crear un sarcástico momento televisivo, que ha generado conversación en redes hasta recordarnos que la perfección está sobrevalorada.

Sin este fail, la primera emisión de Aquí hay madroño hubiera sido casi invisible. Sin embargo, el fatal momento de la periodista invitada a la redacción en el estreno ha sido todo un aliado, perfecto para promocionar el nuevo programa. Porque Aquí hay madroño será comentado en zapings y reproducido en memes. Así surge en el espectador una curiosidad extra por este nuevo formato producido por La Fábrica de la Tele (Aquí hay tomate, Sálvame, Socialité, Cazamariposas) y que repite el show del corazón a través de la distensión del humor.

Equivocarse es bueno. La perfección es muy aburrida por previsible. Y este programa, con un presupuesto reducido, promete ser un campo de delirios sobre la crónica rosa y otros efectos colaterales del verano en Madrid. Empezando por sus propios invitados a la fuga en directo... 

Mostrar comentarios