Sábado, 07.12.2019 - 16:11 h
Telediaria

Así es la peculiar táctica con la que Telecinco intenta recuperar a la audiencia de 'Pasapalabra'

Telecinco se ha sacado de la manga un concurso exprés para sustituir a 'Pasapalabra'. Con mismos concursantes que la última emisión, Rafa y Orestes, con mismo presentador, Christian Gálvez e incluso con una sóla prueba que no es el rosco pero quiere serlo. Es obvio, con este parche la cadena busca que el espectador sienta que continúa 'Pasapalabra'. Pero, claro, no es 'Pasapalabra'. 

La sentencia firme dejaba claro que no podían emitir un programa parecido con ciertas variaciones. Tampoco su prueba estrella, el famoso rosco podía reproducirse. Pero, de repente, ha aparecido 'El Tirón', que así se llama este nuevo formato, y todo huele a Pasapalabra. Hasta la la cancioncilla que suena de fondo es prácticamente idéntica y las tonalidades del decorado se parecen.

Eso sí, para evitar nuevas susceptibilidades, ahora esta mala secuela se graba desde el propio plató de 'Sálvame', el estudio de televisión más amortizado de la historia. Nadie podrá denunciar a este invento, porque ni siquiera es una spin off. Sólo se trata de una sección dentro de 'Sálvame Banana'. 

Aunque una sección en la que todo está planteado para ser una continuación de ese 'Pasapalabra', que tanto echa de menos una audiencia fiel... y Pedro Piqueras, que recibía un gran colchón del espectadores por el rosco. Ese es el objetivo, recuperar la cita que creaba el juego del abecedario con un mismo duelo cultural que engancha con tensión, rapidez y un bote que ha arrancado con 50.000 euros. Al igual que el rosco, aquí si aciertas todas las preguntas de un 'tirón' te llevas el bote. 

Con esta fórmula, Mediaset pretende recuperar, en formato breve, esa fuerza de 'Pasapalabra' que propulsaba a los Informativos de Piqueras. Al menos, de momento. Porque sólo es una improvisación pobre para recuperar el tirón del rosco. Lo malo, que tal prueba del 'tirón' no tiene tanta personalidad ni frenesí como la identificable rueda de letras. 

A esta prueba le falta carisma. Sólo es un ir y venir de preguntas rápidas. Pero sin una estética con carácter. No obstante tiene a los fieles de 'Pasapalabra' que querían volver a ver a Rafa y Orestes. Ellos sí tienen carisma. En Telecinco lo sabían. De hecho, los necesitaban y los han reunido para dar esa continuidad a una cita que estaba tan marcada en su programación. Es más, para atrapar la nostalgia fiel del público, la cadena ha llenado la grada de 'Sálvame' de un buen números de recordados concursantes de 'Pasapalabra'. Aunque nadie podía nombrar 'Pasapalabra'. No vaya a ser que los propietarios acreditados del formato se den por aludidos y se líe de nuevo.

El problema es que Orestes y Rafa no estarán siempre y, aunque tiren de otros emblemáticos concursantes del rosco, esta idea no tiene un formato contundente para enganchar. Sin padrinos famosos y sin un universo que de recorrido familiar para coger cariño a nuevos participantes. A no ser que regrese, de nuevo, la versión original de 'Pasapalabra'. Todo es posible si se llegara a un acuerdo. 

Porque esto del 'tirón' sólo es un parche temporal fruto de una previsible sentencia firme que no debía haber pillado a Telecinco de imprevisto. Al final, la audiencia que echaba de menos 'Pasapalabra' hoy lo ha seguido extrañando. Esto sólo es una prueba exprés sin nada de margen a prolegómenos que construyan un relato de emoción y épica a través de los vínculos que se genera entre concursantes y audiencia. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING