Martes, 19.02.2019 - 15:08 h
Telediaria

Carlos Herrera y lo que tal vez no sabes de su relación con la historia de TVE

Carlos Herrera esperando a sus invitados en 'Primero Izquierda' (1991).
Carlos Herrera esperando a sus invitados en 'Primero Izquierda' (1991).

Carlos Herrera vuelve a Televisión Española este domingo con ¿Cómo lo ves? (22.00h), un programa con el que la cadena pública recupera el debate en prime time.

Y, justo por aquello de que TVE es una cadena pública, el fichaje del locutor de Herrera en Cope ha generado cierta controversia en las redes sociales. Se considera que el presentador no es un rostro lo suficientemente independiente para el viejo ente. Pero, ¿qué es un rostro independiente? Difícil respuesta en la era de la susceptibilidad.

Lo importante no es tanto la ideología pública del comunicador, sino la forma en la ejercite su trabajo dando voz a la pluralidad, además de si su trayectoria respalda su fichaje. Y la realidad es que Carlos Herrera cuenta con una aplastante trayectoria, también en Televisión Española. Sin embargo, no siempre se recuerda que es la casa en la que comenzó delante de las cámaras como presentador del Telediario en 1985.

Hasta 1988, cuando, en tiempos de Pilar Miró en la dirección general de Televisión Española, la cadena vio potencial en Herrera para dar el salto al entretenimiento. Así arrancó su labor como maestro de ceremonias de una renovada temporada del show de varietés Sábado noche, que presentó junto a Bibiana Fernández.

Rápidamente, Herrera destacó, pues contaba con una inteligente ironía que sobresalía en la parrilla de la cadena pública. Su complicidad con Bibi no creaba indiferencia e hizo olvidar a los conductores anteriores, Toni Cantó y Lydia Bosch, más atados al guion.

Por el plató de Sábado Noche pasaron artistas como Donna Summer, Paquita Rico, Spandau Ballet, Rita Pavone o Rocío Jurado.  Herrera se había ganado que, años más tarde y tras pasar por Las Coplas de Canal Sur, retornara a TVE con Primero Izquierda. Se trataba de un ambicioso formato que construyó dentro de un estudio una calle completa, con sus bares e incluso con un auditorio completo: con su fachada, con su patio de butacas, con sus palcos y, por supuesto, con su escenario detrás de un impoluto telón.

Al otro lado de la calle de cartón-piedra, estaba el salón del "primero izquierda", que daba nombre al programa. O lo que es lo mismo, una simulación de un piso al que se acedía por un ascensor de verdad y donde el presentador realizaba sus entrevistas más destacadas.

La apuesta interesante de este programa es que incorporaba un decorado digno de una serie al programa musical. Una característica que permitía crear un sin fin de tramas por las distintas estancias del decorado entre las actuaciones de los artistas. Actuaciones que se entremezclaban con convidados ilustres. Incluso Margaret Thatcher, Catherine Deneuve o Diana Ross visitaron al presentador en su "primero izquierda".

El formato se estrenó con Rocío Jurado, en un programa en el que también estuvo Camarón de la Isla y Concha Velasco, que piropeó al comunicador con un "eres un galán cómico estupendo".

Concha Velasco daba en la diana, ya que en esos años televisivos y en su posterior trayectoria en radio, el éxito de Carlos Herrera ha crecido sobre su ingeniosa seducción al espectador a través de una palabra que contagia cierta mordacidad

De hecho, en programas como Sábado noche o Primero izquierda, Herrera no se quedaba en la presentación al uso y fomentaba una narrativa que evolucionaba en cada episodio. Un coqueteo con la pequeña pantalla que, después, siguió en espacios como El Programa de Carlos Herrera en Canal Sur. En la autonómica, logró espontáneas entrevistas para la posteridad como esta a Carmen Maura:

Otro acontecimiento relevante para la historia de la relación de Carlos Herrera y TVE es el especial que el locutor presentó desde las piscinas olímpicas de Montjuït en la tarde de la boda de la Infanta Cristina con el entonces perfecto Iñaki Urdangarín. Allí, con la vista de todo Barcelona como escenografía real, se realizó un programa que representa aquella Televisión Española que sabía planificar un acontecimiento de su propio despliegue técnico, tomando el pulso al momento y sacando la televisión a la calle.

En esa misma emisión, Herrera entrevistó a Pilar Miró, que había sido la realizadora de la ceremonia nupcial. Al terminar la charla, el presentador sorprendió a la ex directora general de TVE con un emocionado ramo de flores. Ahí mismo, tal vez sin pensarlo demasiado, Herrera estaba cerrando un círculo profesional, pues su carrera pegó un impulso también gracias a la visión de la propia intuición de Pilar Miró.

Este domingo, Carlos Herrera vuelve a TVE. No tendrá un plató tan grande como el de Primero izquierda. Ya no se hacen esas escenografías que hasta reproducían calles completas de ciudades -con el interior de los edificios incluido-. No tendrá esos fuegos de artificio, pero a su favor cuenta con la experiencia catódica (y radiofónica) que le puede servir para romper los prejuicios del hoy y desprender la intuición ante el micrófono de siempre.

Ahora en Portada 

Comentarios