Sábado, 21.09.2019 - 01:18 h
Telediaria

El emocionante giro final del adiós de 'Tu cara me suena 7'

Ha sido la final más reñida de todas las ediciones de 'Tu cara me suena'. De hecho, Mimi, una de las favoritas, quedó por detrás de los tres finalistas: Carlos Baute, Soraya y Maria Villalón. Y, al final, un giro inesperado, la menos conocida, María Villalón ha sido la gran triunfadora. 

"No lo esperaba, estoy en shock", decía una María emocionada, que ha repartido su premio con las ONG de sus compañeros. Cuando aterrizó en 'Tu cara me suena' muchos no recordaban su procedencia, pero María Villalón saltó a la popularidad tras ganar la final de la primera edición española de 'Factor X' (2007), en Cuatro, donde se impuso a su gran rival Angy y se llevó el suculento premio del programa: un contrato con la importante discográfica Sony-BMG, con la que María editó dos discos, 'Te espero aquí' (2007) y 'Los tejados donde fuimos más que amigos' (2009), y grabó varios y mimados videoclips.

Pero en 2011, Villalón anunció el fin de su contrato con Sony-BMG y el impulso mediático que le dio el concurso comenzó a esfumarse. Porque la fama televisiva, a veces, se desvanece tan rápido como llega. María terminó trabajando en McDonalds. Aunque sin dejar de apostar por su música. '

'Tu cara me suena' ha rescatado para la televisión a esta artista como inteligente apuesta. María ha destacado con su talento y por su cercana espontaneidad en una edición que, para el formato de Gestmusic y Antena 3, ha sido toda una resurrección en aceptación de audiencias. 

El programa ha evidenciado que tiene larga vida por delante, pues sigue logrando brillar cuando equilibra su contenido con la fusión de humor y espectáculo de primer nivel. La clave está en implicar a un casting de celebrities que se toman las imitaciones en serio pero que, a la vez, no olvidan que deben intentar lo más difícil: disfrutarlo en escena.

El elenco de 'Tu cara me suena 2018' ha conseguido transmitir ese buen rollo que es la esencia de este talent show. En tal cometido, ha ayudado contar con dos cómicos, como Anabel Alonso y Jose Corbacho, que no bajan la guardia durante toda la emisión, por muy larga que sea, y cuentan con las tablas catódicas de entender el punto exacto de locuras que demanda un producto televisivo de estas características. Están despiertos, se lanzan al 'running gag' y, como consecuencia, movilizan la espontaneidad del resto de los concursantes. 

Aunque en 'Tu cara me suena' no sólo es decisivo los nombres del casting de concursantes. También es vital el contrapunto del jurado. El programa ha enfocado bien las personalidades complementarias de Lolita, Chenoa, Àngel Llàcer y Carlos Latre para que sus veredictos no sólo sean juicios y sirvan de excusa para dibujar traviesas tramas paralelas que enriquecen un show con un maestro de ceremonias que, además de presentar, narra.

Manel Fuentes es el director de orquesta que va marcando el paso con la capacidad de incidir en lo verdaderamente importante para que el espectador no pierda comba de lo relevante. Y lo hace sin que se note. Un objetivo difícil que el comunicador hace fácil.

En realidad, 'Tu cara me suena' no es un talent show: es el programa que ha dignificado el espectáculo de variedades con la modernidad, mordacidad e inteligencia que merecía la televisión en España. Un programa que transmite esa aureola de acontecimiento especial porque ejemplifica la televisión que emociona porque se realiza con la suma de cuidar detalles creativo que enriquecen el conjunto: desde el atrezzo, la realización, la iluminación o los microgags que no se quedan a medio gas.

Por eso mismo, también, ha terminado ganando María Villalón: su talento ha brillado porque es una explosión de detalles de espontaneidad, sensibilidad y verdad. Porque María transmite verdad. Y eso escasea en la televisión de los tiempos de filtros de Instagram y sobreexposición de contenidos audiovisuales.

Ahora en Portada 

Comentarios