Miércoles, 18.09.2019 - 08:05 h
Telediaria

De Buenafuente a Broncano: por qué Movistar necesita apostar por canales tradicionales 'en directo'

La televisión bajo demanda ha revolucionado el terreno de las plataformas de pago. El espectador ya no zapea por la programación de canales temáticos en busca de una buena serie o película. Sólo basta con un clic para acceder a un videoclub con catálogo repleto de posibilidades.

Sin embargo, a pesar de este nuevo escenario, Movistar Plus ha seguido lanzando canales premium que sirven de emblema de la compañía. Tras amortizar la marca de Canal Plus, se estrenó #0 (Cero) como canal estandarte y, tiempo después, en el ámbito de los deportes, se creó el canal #Vamos.

El primero cuenta con una oferta generalista, que va del comprometido humor -con Buenafuente, Broncano, 'Ilustres Ignorantes'- a docushows divulgativos como -'Radio Gaga', 'Scott y Milá' o 'Cuando ya no esté' de Iñaki Gabilondo-. El segundo, #Vamos, es un contenedor de las citas deportivas de las que atesora derechos Movistar Plus.

Los contenidos de estos dos canales se puede consumir 'a la carta' después de su emisión tradicional. De hecho, los programas de #0 cuentan con un elevado índice de visionados bajo demanda. Pero para Movistar Plus el canal lineal debe seguir siendo fundamental. 

En el género del deporte es evidente que es positivo una cadena que reúna los acontecimientos en directo, que luego pierden interés en el diferido. Pero la marca #Vamos también es una herramienta para dar a conocer la oferta de Movistar Plus de manera orgánica. El canal intenta reunir a un público afín que, a la vez, asiste a programas que explican la actualidad y los contenidos disponibles en la plataforma. 

Es lo mismo que sucede con #0. Su cometido va más lejos de ser un mero centro emisor. El valor extra de esta cadena es el de alzarse como una vistosa vitrina que exhibe las apuestas de Movistar Plus. Es el porvenir que mantienen los canales tradicionales: otorgan una bonificación de visibilidad que favorece que se conozca mejor un producto televisivo. 

Los canales de siempre, con horarios de programación y programas consolidados, son poderosos como esa especie de escaparate en el que destaca más la oferta si se coloca bien en el mostrador. Luego el programa o la serie se puede consumir en diferido, pero un canal que genera rutinas en el espectador es un as en la manga para dar presencia a la oferta. Ya sea porque está ubicada en tramos de programación reconocibles para el público o porque la producción se retroalimenta desde programas emblemas del grupo. 

Así Movistar ha creado dos hábitos de consumo diarios con 'Late Motiv' y 'La Resistencia'.. No sólo son dos creativos shows que fidelizan espectadores por su contenido, también dan influencia a la compañía a través de la reputación de Andreu Buenafuente y David Broncano.

Dos nombres propios con un buen producto televisivo detrás, que dan calidez a una televisión de pago que, hasta hace poco, se vendía sólo con derechos deportivos y estrenos de cine. Ya no. Ahora, ante tantos impactos que recibe el público, hay que despertar otros vínculos con la audiencia y, ahí, los programas son importantes a la hora de crear una fidelidad diaria con 'quedadas' que suponen un primer pase ubicado en canales de emisión tradicional y que recuerdan que no sólo es importante colgar simplemente el contenido, también es decisivo colocarlo en un entorno para que sea vistoso y llegue a su público potencial. Las cadenas tradicionales cuentan aún con esa ventaja: tienen donde posicionar sus estrenos y, sobre todo, donde anunciarlos ante masivas audiencias como si fueran un acontecimiento irrepetible al que asistir o no tendrás nada que comentar. Y encima lo pueden hacer sin que parezca spam, pues tienen el soporte. Eso sí, cuando existe un buen canal con una buena estructura de programas estandarte con nombre propio. Eso ya es Broncano.. Eso ya es Buenafuente.. 

Ahora en Portada 

Comentarios