Sábado, 23.02.2019 - 04:41 h
Telediaria

El error de base de la estrategia de programación de prime time de TVE

MasterChef
MasterChef este domingo.

TVE ya no asienta géneros televisivos en franjas reconocibles para el espectador. Mientras que antaño Televisión Española construyó una estrategia de programación que fidelizaba tipos de formatos en días de la semana -los domingos cine, los jueves series-, ahora la parrilla de La 1 no guarda demasiada coherencia.

Así, tras el buen rendimiento del último tramo de la temporada de OT, TVE podía afianzar en los lunes un prime time de programas de entretenimiento con MasterChef o el estreno de Bailando con las estrellas.

Sin embargo la cadena pública ha decidido lanzar MasterChef en domingo y Bailando con las estrellas en martes. Lo mismo ha sucedido con el estreno de La otra mirada, una serie de primera línea que, en cambio, está pasando desapercibida al lanzar su estreno contra plena temporada de Fariña en Antena 3, que ya tenía congregado al público sefiéfilo.

En vez, de colocar el estreno de La otra mirada en jueves, justo la semana después del final de temporada de Cuéntame cómo pasó -con la que comparte perfil de público objetivo-, TVE decidió estrenar esta producción sobre maestras pioneras en miércoles. Y, al mismo tiempo, soltar en los jueves Fugitiva, una producción con una factura de peor resultado y que no casa con el espectador habituado a otro tipo de ficciones, que son las acostumbran los jueves de La 1.

En sus últimas decisiones, como empujar a MasterChef en domingo y soltar Bailando con las estrellas en martes, Televisión Española más que proteger el lanzamiento de su producto parece que quiere minimizar el gran éxito de rivales, como Supervivientes en Telecinco.

Pero TVE no debe competir en minimizar al rival. Menos aún desde que la cadena pública no se financia a través de la publicidad convencional. De hecho, esta estrategia sólo sirve para debilitar sus propios contenidos.

La cadena pública debe ser una alternativa de calidad y creatividad a las cadenas privadas a través de producciones que necesitan ser colocadas en un ordenado escaparate de franjas horarias estables en el largo recorrido, donde importa más crear un público fiel que mirar de reojo los vaivenes de los competidores. Competidores que hay que tener en cuenta, pero manteniendo coherencias en la programación.

Sin embargo, ahora la oferta de las noches de TVE está más desordenadas que antes y cuenta con un telonero diario que es el peor enemigo de la cadena: Hora Punta de Javier Cárdenas. Un caótico y poco riguroso programa de ajuste de programación para retrasar el comienzo de los grandes formatos de prime time con el objetivo de aupar la cuota de pantalla de estos programas cuando, en realidad, sólo es un lastre para La 1: genera un obstáculo a la credibilidad de la emisora y ahuyenta al buen colchón de espectadores que deja la información de El Tiempo.

Ahora en Portada 

Comentarios