ENFOQUE

El miedo de Ruth Lorenzo (y de la televisión)

La cantante ha lanzado un nuevo videoclip con un concepto que muchos dirían que es antitelevisivo: por oscuro,

Fotograma de Miedo, nuevo videoclip de Ruth Lorenzo
Fotograma de Miedo, nuevo videoclip de Ruth Lorenzo
Borja Terán

Siempre planea un temor televisivo: el miedo a la oscuridad. Como si la negritud escénica hundiera la cuota de pantalla sin remedio hasta provocar una irreparable fobia en el espectador. De ahí que los platós de la televisión en España siempre se alumbren con fogonazos de luz.

Da igual que sea un 'Telediario', 'Sálvame', 'Pasapalabra' o una serie de época. Todo se intenta rodar con una claridad absoluta. A veces, en la mayoría de los casos -que no todos-, más que iluminación para contar historias da la sensación que nuestros estudios se encienden con luminarias de supermercado. Para que la audiencia no se pierda nada, no vaya a ser que atenuar un poco la intensidad lumínica entristezca a alguien del respetable público y cambie de canal.

Pero, en realidad, la oscuridad puede ser muy luminosa. Lo ha sido siempre, lo demuestra la larga historia del cine, el teatro y nuestra televisión. De la muy recordada 'La bola de Cristal' a 'Lo de Évole'. Si centramos bien la mirada son programas oscuros y utilizan esa oscuridad como aliada en su narración. Porque no todos los espacios televisivos deben irradiar una claridad sobreactuadamente plana. Hay que jugar con los matices que hacen más fuerte la personalidad propia y potencian el tono de la experiencia especial que se pretende contar.

Ruth Lorenzo no tiene esa superstición sobre la oscuridad. De hecho, la cantante que nos representó en Eurovisión 2014 ha lanzado un nuevo videoclip apagado en términos absolutos como si desafiara a la luz. Como si, al contrario que la tele, esa luz fuera su miedo.

De esta forma, 'Miedo', que así se llama el tema, consigue un concepto meridiano. La de un cortejo entre la oscuridad, los destellos luminiscentes y la propia Lorenzo. Una batalla que, al final, recuerda que la verdadera luz la ponen los artistas y su talento para narrar con sensibilidad. Y los focos deben ir al compás de su sensibilidad, no al revés.

Mostrar comentarios