Domingo, 19.08.2018 - 12:09 h
Telediaria

El problema de 'Cámbiame' y el vaivén de contenidos para salvar el show de Telecinco

Carlota Corredera, Cámbiame
Carlota Corredera en el 'Cámbiame' de este lunes.

Su inestable audiencia. Este es el motivo que ha propiciado que Cámbiame sufra una renovación de contenidos a fondo. Tras casi dos años de ofrecer una pasarela abierta a gente anónima (y algún que otro famoso) en busca de un cambio de look que, además, pretendía "cambiar su vida", el formato de Telecinco se torció previsible y necesitaba una reinvención. Las historias parecían repetirse y los cambios de estilismo ya no sorprendían.

Así que la productora del formato, La fábrica de la tele (Sálvame, Chester), emprendió un propio cambio para Cámbiame a finales de enero. Nueva temporada, ahora en riguroso directo y reforzando el elenco de personajes en escena. Más estilistas, más cambios de imagen a personas anónimas y, sobre todo, más reality.

Pero el primer programa de la nueva etapa fue un caos: mucha gente discutiendo por conflictos absurdos y superficiales, que resultaban de todo menos creíbles. La tensión del directo no parecía demasiado aliada para Cámbiame, ya que sólo propiciaba desorden y confusión. Mientras que el sustento del programa seguía siendo el mismo que cuando era grabado, pero peor ejecutado: que si una lacrimógena historia de superación de la persona que vivirá su "gran cambio", que si nervios de los estilistas porque no saben si acertarán con su propuesta...

Tal fue el desbarajuste de los primeros días de la nueva vida "en directo" de Cámbiame que Natalia Ferviú, mítica estilista del programa, decidió abandonar. Y abandonó. No era un giro de guion. Se ve que no quería jugar a la propuesta de transformar al program en un reality en vivo.

No obstante, el show de mediodía ha intentado poner remedio al embrollo y ha logrado ordenar mejor sus contenidos. De hecho, el programa ha disminuido las conexiones en directo con "el taller", lugar en el que se viste y maquilla al invitado/cobaya, y ha introducido más vídeos pregrabados. Así se aseguran que el guion no se les va de las manos. El formato ya sigue una estructura más medida. 

"El nuevo 'Cámbiame' cada día parece un programa diferente"

También el espacio ha probado nuevas secciones como Cámbiame a domicilio, con un equipo de estilistas de guardia acudiendo a casa de un seguidor. En su hogar, en directo, le reinventan su look. Una buena idea, ya que sirve como gancho durante toda la emisión  para ver cómo quedará la persona en el propio salón de su casa que, de paso, el indiscreto espectador también juega a descubrir. Sin embargo, sólo se ha probado la idea y, de  momento, tampoco ha cuajado.

Así que la última de Cámbiame, para intentar mejorar datos de audiencia, ha sido introducir la charleta sobre la actualidad, como si se tratara de otra edición de Sálvame. El programa ha decidido aprovechar más que es una emisión en directo y, este mismo lunes, ha plantado a la todoterreno Carlota Corredera, presentadora, a desfilar por la pasarela del show. Lo hacía vestida con los colores de la bandera española. Era la excusa para que Cámbiame aprovechara el tirón de la noticia del día: el himno de España con letra que ha cantado Marta Sánchez.

Carlota Corredera desfila en Cámbiame
'Cámbiame' ahora es en directo y se nutre de la actualidad.

Como a la desesperada, Cámbiame intentaba ganar adeptos comentando el tema del momento en redes sociales y dedicaba la mitad del programa a desgranar con el equipo de estilistas (con la magnética Cristina Rodríguez al frente) y los jueces (Pelayo Díaz y Fiona Ferrer) la polémica de la jornada. Eso sí, intentando justificar un poco el tema con el enfoque del prejuicio que existe a la hora de vestir con los colores de la bandera española por aquello de que no te cataloguen de una trinchera ideológica.

Pero es más, el programa no se quedó ahí e hiló locamente hasta abrir tertulia sobre si Amaia y Alfred deberían vestir con los colores de la bandera de España en Eurovisión. Ya, como último recurso, Cámbiame también intentaba conseguir fieles gracias a la fuerza de última edición de Operación Triunfo.

El salvavidas de cámbiame

Una cancelación con motivos para ser retrasada

Telecinco aún no ha cancelado 'Cámbiame' porque necesita un producto que el espectador reconozca en esa franja horaria. La cadena de Mediaset ya ha retirado 'Mujeres y hombres y viceversa' para estirar 'El Programa de Ana Rosa' y obtener un mejor rendimiento en la franja matinal. Especialmente ante los competitivos datos de 'Espejo Público' desde el fin de la emisión de 'Los Simpson' por Antena 3, que propició también que el magacin de Susanna Griso ampliara su horario. Como consecuencia, el formato de Ana Rosa Quintana se ha convertido en el magacín de mayor duración: se extiende desde primera hora de la mañana a las 2 de la tarde. Telecinco no debe prolongar más la duración de este producto y es más fácil ir probando contenidos en 'Cámbiame' que arriesgar con un novato y desconocido programa sin tiempo suficiente de preparación.

El cambio de look ya no parece lo más importante de Cámbiame. Este lunes, por ejemplo, más de la mitad del programa remitía a un magacín de corazón más. El cambio, esta vez de una popular, la ex miss María Jesús Ruiz, pasó a segundo plano y simplemente fue protagonista en los minutos finales. No obstante, el programa también se ha sacado otro as de la manga para hacerlo más interesante. María Jesús Ruiz en vez de un cambio, vivió dos cambios de dos equipos de estilistas para así favorecer una competición entre ellos. Pero ni con esas. La ex miss fue tan poco efervescente en el instante de descubrir su cambio de imagen que su aparición no llamó la atención. Otro parche, otra emisión probando una estructura distinta, así que... ¿cómo será el próximo Cámbiame?

En las últimas emisiones, cada día Cámbiame parece un programa diferente. El espacio gasta sus últimos cartuchos. Pero no debe caer en un error básico de la televisión: si te baja la audiencia no intentes ser el programa que no eres. Jamás adulteres el alma de tu show, mantén tu personalidad por encima de todo o el programa no tendrá sentido. Y morirá, y no precisamente de éxito: terminará por falta de personalidad. Es lo que está pasando a Sálvame. Digo, Cámbiame.

El problema de 'Cámbiame' y el vaivén de contenidos para salvar el show de Telecinco

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios