Jueves, 19.09.2019 - 10:48 h
Telediaria

En peligro de extinción el maratón de series: el problema del estreno de temporadas completas

Disney ha dado un paso al frente en lo que ya parecía una tendencia que había llegado para quedarse. En su nueva plataforma bajo demanda, Disney Plus, no se colgarán las temporadas completas de sus series de golpe. Una decisión que revoluciona (de nuevo) el sector y que podría conseguir una reacción en el principal rival en streaming de la compañía de Mickey Mouse. ¿O seguirá Netflix en sus trece de estrenar todos los capítulo de la temporadas de sus series el mismo día?

La decisión de Disney Plus es una victoria del modus operandi de la televisión tradicional y pone de relieve los inconvenientes de lanzar todos los episodios de una ficción a la vez, algo que ya padece Netflix. La vida de las series es cada vez más corta, así como la conversación que generan, en las redes sociales y también en la vida real.

La temporada de tal serie se estrena un viernes y los ávidos espectadores corren a devorarla. Muchos se ven todos los capítulos en maratón el mismo viernes o a lo largo del fin de semana. Algunos, como demuestran los datos, saltándose algún episodio que otro para llegar antes al final. Y después ponen tuits alardeando de que ya la han visto. Y piden que llegue la siguiente temporada cuanto antes. Y a otra cosa. Y a ver qué estrenan nuevo dentro de unos días para seguir devorando.

Pero la inversión en ficción es menos rentable así. El espectador valora cada vez menos los meses y meses de trabajo que son necesarios para parir una temporada de una serie. Como consecuencia, Netflix debe producir más para alimentar el hambre voraz de sus suscriptores, ya que agota cada cartucho de sus estrenos en un día. Y este escenario, al final, puede fomentar una fidelidad menor del cliente, que ve su ficción en sólo unas horas y se da de baja hasta que vuelva a haber algo que le interese.

El recorrido de la serie se hace bastante más corto, los spoilers sobre sus tramas trascienden demasiado rápido y se genera un clima de ansiedad en los seguidores que propicia que un cacareado lanzamiento caduque en una semana, en apenas unos días. Es más, la inversión enseguida deja de ser relevante. ¿Quién habla ya de la tercera temporada de 'La casa de papel', estrenada el 19 de julio? Con un capítulo a la semana, la serie seguiría vigente y de actualidad. Con este sistema, el boom ha sido más fugaz.

Los de Disney han analizado esta circunstancia y no han sucumbido a esta moda del atracón de series. Al contrario, han entendido que para la puesta de largo de Disney Plus es fundamental crear un vínculo estable con el espectador a través de citas semanales. Así, además, fomenta una conversación social de larga duración sobre el devenir de las historias que cuenten las diferentes producciones.

Netflix cambió el paradigma y otros lo han imitado asumiendo que es lo que el público demanda, como también ha hecho Movistar con sus series en España. Pero esta nueva forma de consumo, a largo plazo, es más costosa porque agota rápido la vida del producto y no crea hábitos de alta fidelización. Sólo pone en evidencia la sociedad instantánea en la que vivimos, en la que el espectador lo quiere todo ahora y rápido.

Pero para la sostenibilidad del sector, será más decisivo que las marcas de las series cuiden una estabilidad duradera. HBO también lo ha tenido claro en estos años. La periodicidad de la emisión de 'Juego de Tronos', por ejemplo, fue clave para que el fervor social se multiplicara, porque la tertulia sobre lo acontecido y lo que vendría después tenía tiempo de calentarse y expandirse entre capítulo y capítulo.

Ahora en Portada 

Comentarios