Domingo, 20.10.2019 - 08:59 h
Telediaria

Isa Pantoja y el reverso de la tele

Isa Pantoja, la hija de Isabel Pantoja, es la antítesis del carisma televisivo. Lenta de reflejos, sin chispa, sin luz. Lo contrario de lo que se supone que funciona en televisión. Pero, da igual, le bastó cumplir la mayoría de edad para, lejos de estudiar o prepararse, convertirse en uno de los personajes clave del 'star system' de Telecinco. La cadena de Mediaset es experta en crear sus propios 'referentes' y en idear sus tramas, conflictos y traumas, que son articulados y desarrollados a través de sus propios programas y realities. Y, por supuesto, acogió a "Chabelita" con los brazos abiertos.

El talento importa poco si tu procedencia justifica tu interés como foco de noticias y generador constante de dimes y diretes. Es lo que ocurre a Isa Pantoja, a quien ha venido todo rodado por ser hija de la gran musa del cotilleo nacional y protagonista de un culebrón que ya dura décadas y en el que cualquier vinculo con la familia, hasta el más secundario (niñera, yernos, nueras, amigas, vecinas...), es susceptible de acaparar horas de contenido en Telecinco.

Isa Pantoja no ha tardado nada en ser 'artista' de los platós de la especulación, ha participado en 'Supervivientes', 'GH VIP' y esta temporada le toca ser colaboradora en 'El programa de AR'. Pero, además, su teórico filón entre la indiscreta audiencia asidua a este tipo de programas le está posibilitando otras oportunidades... Como sacar un single. ¿Qué más da no saber cantar en tiempos de autotune? Así que Isa Pantoja se ha transformado en Isa P. (léase "Isapí") y ha lanzado un videoclip cual Britney Spears en su adolescencia. 'Ahora estoy mejor' se llama la canción, con coreografía espesísima y una forzada letra de empoderamiento femenino en la que se atreve a matar a 'Frozen' (¿quién es "Frozen"?, ¿se puede matar a una película?) 

Todo reúne los malos tópicos del reggaeton más básico que está de moda con un videoclip rodado en hangares y con coches, claro. Como manda el reggaeton. Una producción pésima, un look gris y una intérprete que ni baila ni canta ni transmite nada. Pero por obra y gracia de la televisión de usar y tirar, se ha transformado en alguien que puede permitirse lo que quiera. Incluso sacar tal single destinado a convertirse en inevitable pitorreo nacional porque no llega ni a 'guilty pleasure'

Hay algo peor que ser 'ni-ni' en estos tiempos: serlo y además que te pongan en bandeja dinero, exclusivas, realities, singles... Todo sin esmerarse nada. Ni siquiera teniendo gracia. Sólo porque se supone que "vendes". El asunto no es nuevo. También han sacado singles Ylenia o Sofía Suescun. Y, al fin y al cabo, Isa Pantoja tenía otro ejemplo cercano, su propio hermano Kiko Rivera. Pero el resultado no deja de ser deprimente, un espejo deformador en el que no debe mirarse ningún joven y es pura desolación para otros chicos y chicas con verdadero talento que no consiguen que se les escuche en medio de la jungla.

Es el reverso tenebroso de la tele: su capacidad para crear muñecos de barro, juguetes que dicen que se rompen pronto... Pero ¿quién juega con quién exactamente y durante cuánto tiempo? Porque, quizá, algunos juguetes, como la hija de Isabel Pantoja, vienen con pilas de larguísima e indignante duración. Son referentes retorcidos, que no transmiten aspiraciones y talento: sólo que todo vale con tal de vivir de dinero fácil y rápido. 

Ahora en Portada 

Comentarios