Jueves, 14.11.2019 - 18:09 h
Telediaria

Isabel Pantoja saltó del helicóptero, pero no emocionó: gajes de un aburrido prime time

12.30 de la noche. Aún no se ha tirado Isabel Pantoja del helicóptero. No podía ser de otra manera: Telecinco ha dejado el momento más esperado para bien entrada la noche, justo en ese instante idóneo en el que es más fácil que la curva de audiencia logre el pico más alto posible, sin apenas competencia en los canales rivales. Había expectación por ver a la cantante -y musa del culebrón del corazón nacional- tirarse al agua desde el helicóptero. Y así ha sido. Pero igual sin tanta pompa como la maliciosa audiencia esperaba.

La folclórica no ha hecho en exceso de folclórica y ha saltado rápido. Sin potenciar la apoteosis que ansiaba una audiencia de un prime time que parece que se ha creído que con el efectista casting lo tenía todo ganado. Y, al final, el estreno de 'Supervivientes' ha pecado de aburrido y previsible.

Por suerte para Telecinco, la habilidad de Jorge Javier Vázquez ha logrado aupar la emoción de Pantoja en el helicóptero. El presentador ha sabido describir -e incluso exagerar- la emoción de los hijos de la artista que estaban de invitados en el estudio. Así la tonadillera se ha emocionado más y ha desplegado su desparpajo folclórico. Diciendo lo que amaba a todo el mundo. Y, entonces, saltó. Y chimpún. 

Minutos antes, Azúcar Moreno, también concursantes, ya habían robado el pico de interés memorable de la emisión a Isabel Pantoja. La culpable ha sido Encarna Salazar, que ha estado un buen rato sufriendo y ha estirado al máximo la hora de saltar del helicóptero. Hasta ha transmitido cierto pavor antes de caer sentada al agua, mientras su hermana intentaba convencerla de que se tirara o sería eliminada en el reality. Pobre.

Azúcar Moreno son tan folclóricas como Isabel Pantoja. Lo han demostrado. Pero, claro, sus familiares y otros satélites de sus existencias no alimentan la programación de Telecinco desde mucho antes de existir Telecinco como la cantora. Así que había que exprimir a tope la aparición en la isla de Isabel y el reality ha favorecido, antes del salto acuático, su reencuentro con Chelo García Cortes. Cantante y periodista no se veían desde hace más de cinco años, estaban enfadadas por un culebrón interno y el programa ha forzado ese primer choque a solas en un columpio que no paraba de moverse. Enclave perfecto para que se fundieran en un gran abrazo y soltaran lágrimas en prime time. Pero nada que ver con la realidad...

El reencuentro vendido como sorpresa -que no es tan sorpresa porque ambas conocían de sobra que concursaban en el concurso- ha sido muy frío. No ha transmitido emoción. Y, claro, esa decisión del formato ha arrastrado al posterior viaje del helicóptero. Chelo e Isabel han volado juntas antes saltar, pero la seriedad de Pantoja, como si se acabara de poner una coraza, ha ganado a la gracia que ha evidenciado en otras ocasiones la tonadillera. No pasa nada, la expectación seguía servida y Jorge Javier Vázquez cuenta con la dosis suficiente de instinto para, ya sea con su humor o su verborrea, intentar llevar a los concursantes al tono que pide el reality.

Isabel Pantoja saltando desde el helicóptero
Isabel Pantoja saltando desde el helicóptero

Con Pantoja, Vázquez ha sembrado los mensajes para provocar esa sensibilidad de matriarca antes del lanzamiento del helicóptero. Fijo que acabarán sus dos hijos de visita a la isla, para aupar el culebrón si es necesario. Pero en su esperado bautismo en 'Supervivientes', Isabel Pantoja ha priorizado la distancia de la seriedad que dejarse llevar por la intensidad folclórica. Quizá se estaba percatando de que cuando pasas la puerta de la tele-realidad de Mediaset ya no hay retorno: dejas de ser todopoderosa folclórica para ser personaje cobaya.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios