Sábado, 30.05.2020 - 01:06 h
Telediaria

'La casa de papel' y el spoiler desde su propio perfil de Twitter

Netflix ha reinventado el consumo de series con su sistema de maratón de capítulos. El estreno de sus ficciones supone el lanzamiento de todos los episodios de la temporada de golpe.  

Tal serie se estrena un viernes y los ávidos espectadores corren a devorarla. Muchos se ven todos los capítulos ese mismo viernes o a lo largo del fin de semana. Algunos, como demuestran los datos, saltándose algún episodio que otro para llegar antes al final. Y después ponen tuits alardeando de que ya la han visto. Y piden que llegue la siguiente temporada cuanto antes. Y a otra cosa. 

Así el recorrido de la serie se hace bastante más corto, los spoilers sobre sus tramas trascienden demasiado rápido y se genera un clima de ansiedad en los seguidores que propicia que un cacareado lanzamiento caduque en una semana, en apenas unos días la gran parte del público potencial visiona el contenido y, por tanto, la inversión enseguida deja de ser relevante. La inversión en la temporada se esfuma con más velocidad que en un canal tradicional. ¿Quién habla ya de la nueva temporada de 'La casa de papel'? 

Si la serie se dosificara con un episodio cada semana, Netflix lograría una mayor difusión de su marca a través de una misma inversión, como ya hace Disney Plus. Pero el gran videoclub bajo demanda ha optado por al táctica de cubrir la ansiedad que ha alimentado del espectador. Aunque eso suponga que el cartucho de sus lanzamientos se agote más rápido que en otras plataformas.  Con un capítulo a la semana, la serie seguiría vigente y de actualidad más tiempo. Con este sistema, el boom es más fugaz.

No obstante, hay otras dinámicas para mantener el debate social sobre la producción del canal. Las cabezas del márketing viral no descansan. Aunque eso suponga no tener complejos a la hora de destripar con un 'tuit' uno de los cruciales desenlaces de esta tanda de episodios. Es lo que ha hecho Netflix estos días con 'La casa de papel', indignando a una legión de usuarios.

Y, en los tiempos que corren, la indignación es visibilidad. O que se lo pregunten a determinados partidos políticos... Lo que ofende produce debate y consigue poner el foco mediático en el agravio. Así se coloca de nuevo en el epicentro social, en este caso, la serie en cuestión y se estira un poco más el intento promocional seguir despertando curiosidad sobre la nueva temporada. Aunque ya te sepas parte del final.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING