Martes, 07.04.2020 - 20:05 h
Telediaria

La gran lección de Ruth Lorenzo como jurado de 'OT 2020'

Ruth Lorenzo llegó anoche al plató de 'Operación Triunfo' con los deberes hechos y entendiendo en qué consiste el concurso: una academia en la que hay que juzgar a los concursantes por el resultado de su aprendizaje. Pero no es una academia cualquiera. Se trata de una escuela pensada por y para la televisión. Así que Lorenzo se plantó ante los alumnos de 'OT' con unos veredictos que no sólo se quedaron en la teoría y, sobre todo, aportaron práctica. Su práctica. Ella misma es fruto de años de experiencia. "Yo sé exactamente lo que se siente ahí sentado", recalcó. Y, por eso mismo, entiende que los concursantes de 'OT 2020' necesitan que les movilicen, que les empujen con argumentos comprensibles.

Como consecuencia, los comentarios de Lorenzo en la gala cinco de la edición de 2020 del talent show de TVE y Gestmusic no se han quedado en monólogos. Incluso ha interactuado con los participantes, poniendo a pensar a unos chavales que en el prime time están sobreprotegidos y eso no les ayudará en la vida real. En televisión, como en la vida, no todo deben de ser preguntas fáciles. O nos quedamos atascados.

"Eva, voy a hablar contigo, cuando yo estaba en casa viendo la primera gala, dije: ¡Dios mío, qué es esta mujer, que lleva el traje de su abuelo, que pasa de todo, que hace una canción suya! O sea, de verdad, me enamoraste. Y sigo enamorada de ti (...) Pero yo quiero preguntarte: ¿te sientes identificada con lo que estás haciendo?". Ruth directamente pregunta a Eva que responde con un "la mayoría de las veces no". Ruth logra el titular: 'la mayoría de las veces Eva no se siente identificada'. Pero no se queda sólo ahí y remata su explicación con otra pregunta: "si yo te doy dos opciones hoy: una, estar nominada, elegir tu canción y hacer lo que tu sientas o dos, cruzar la pasarela. ¿Qué me dirías?". "No hace falta estar nominada para demostrar lo que realmente soy", contesta con lucidez Eva, tras unos instantes de tensión.

En sólo unos segundos, el veredicto de Lorenzo marca un relato con factores cruciales en televisión para crear un momento estelar que propulse el interés del show. Porque la evaluación de esa juez no es hueca, no intenta quedar bien con todo el mundo, tiene enjundia y controla los tempos televisivos. Ruth Lorenzo lo hace así: primero, atrapa el recuerdo identificable del espectador (ah, aquella chica que se puso el traje de su abuelo el primer día) y, después, desafía la rebeldía joven de la chica

Parece que Ruth Lorenzo está poniendo en un brete a la concursante pero, en realidad, está ayudando a que el espectador conozca mejor a la personalidad de la joven artista. Eva responde bien. Dice que puede demostrar su talento sin estar nominada. Mientras tanto, Ruth maneja con intuición los silencios. El espectador se despierta a las tantas de la noche: ha habido una interacción viva en la gala que permite comprender mejor a un talento. Una diálogo que, por cierto, apunta hacia una nominación. Pero, oh, sorpresa, Lorenzo tiene preparada preparada la entonación perfecta para el requiebro final:"cruza la pasarela".

El veredicto cuenta con una estructura de guion redonda que deja pegado al público. No es una clase de teoría vocal. Empieza contextualizando al concursante a la audiencia. Lo consigue a través de una curiosidad sencilla que le distingue del resto, como es el traje grande que llevó de su abuelo en la primera gala. Seguido, afronta en un diálogo el problema que tiene la participante en un programa para destacar -ella misma admite que no está cómoda- y, finalmente, dicta rápido la sentencia -está salvada- con la liturgia televisiva del colofón efectista. 

Pero, además, Ruth Lorenzo durante la noche va lanzando apostillas contundentes que definen lo que diferencia una actuación que transmite a un karaoke más amateur: "olvidaos de ser perfectos, no penséis... sed". La imperfección, a veces, es lo que nos hace especiales. En escena, estar pensando mecánicamente las instrucciones que te han dado en los ensayos es un obstáculo, directamente hay que salir a"ser" lo que eres fruto de tu aprendizaje, tu actitud, tu talento. O, al menos, intentarlo. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING