Jueves, 21.03.2019 - 15:53 h
Telediaria

La noche en la que Lolita estuvo en el prime time de tres canales a la vez

Hay artistas que están por encima de lacompetencia entre las cadenas. Hay artistas con una contundente trayectoria que incluso pueden estar en tres prime times simultáneamente sin despertar ninguna susceptibilidad a sus jefes. Es lo que ha conseguido este viernes Lolita, una artista transversal.

Casualidades del destino... y la programación. Lolita Flores ha estado a la misma hora protagonizando tres diferentes contenidos televisivos a la vez. En La 2 con su papel estelar en Rencor, película de Miguel Albadalejo con la que ganó el Goya a la actriz revelación.

Lolita en Rencor
Lolita en la emisión de Rencor de anoche.

Al mismo tiempo, en Telecinco como entrevistada de Bertín Osborne en Mi casa es la tuya. Con visita incluida a la iglesia en la se casó. Eso sí, en la sacristía, pues su enlace sufrió un mítico overbooking popular. Inolvidable con aquel "si me queréis, irse" de Lola Flores invitando a la avalancha de feligreses abandonar la parroquia para que se pudiera celebrar el enlace.

Lolita con Bertín Osborne en La Encarnación de Marbella.
Lolita con Bertín Osborne en La Encarnación de Marbella, donde se casó fuera del altar.

Y, a la vez, también Lolita ha estado en Antena 3 contando 'anécdotas, anécdotas' en su ya habitual e imprescindible colaboración como jurado de Tu cara me suena

Lolita en 'Tu cara me suena'
Lolita este viernes en 'Tu cara me suena' haciéndose a sí misma la competencia con Telecinco y La 2.

Lolita está por encima de exclusividades y no teme ir donde le apetece. Es como las folclóricas de siempre. Intenta ser libre, se debe a su público y no se ata al logotipo de ninguna cadena. Es más, no tiene complejos ni siquiera a la hora de hablar de canales rivales desde el canal opuesto. Es su lección, es su grandeza: naturalizar lo que la televisión en España desnaturalizó.

La rivalidad y el postureo de guerra mediática entre las dos principales operadores privados en abierto ha mermado la libertad de los artistas de pisar (y ser invitados) a todas las cadenas cuando tienen una relación estable con un canal. En realidad, así se impide hacer más grande la industria audiovisual española.

Pero Lolita está por encima de estas trifulcas. Ella no es de nadie. No cae en la exclusividad. Se atreve a abrirse en todos los canales con sus 'anécdotas, anécdotas' y hasta hablar, con espontaneidad, de su trabajo en la emisora rival. Lo mamó de su madre. Y no pasa nada. Al contrario, el espectador lo celebra. Porque la audiencia es inteligente y ya sabe que existe la vida más allá de los micromundos de Telecinco, Antena 3 o viceversa.

Lo que pasa es que las cadenas españolas han interiorizado demasiados complejos y no se percatan de que, al igual que es necesario retroalimentar sus programas desde dentro del canal, es crucial favorecer la movilidad de algunos de sus rostros de referencia en formatos de entrevistas del "enemigo". Es lo que hacen de siempre los norteamericanos.

Los yanquis comprenden que es importante que se hable. Sea donde sea. Las networks de USA aparentan estar segurAs de sí mismos. Y a sus primeras figuras no cortan demasiadas alas. Comprenden que los artistas se hacen más grandes si van a todos los sitios donde van los más grandes.

Ahí está también el éxito de referentes como Lolita o Concha Velasco su visibilidad mediática está por encima de tipos de programas o géneros. Su arte está unido a su habilidad para compartir sin corazas sin esnobismos y sin trincheras su experiencia, vivencia, emoción y talento. Porque, lo consigan o no, intentan lo más difícil: ser libres. 

Ahora en Portada 

Comentarios