Jueves, 21.02.2019 - 01:33 h
Telediaria

La reflexión final de 'El Ministerio del Tiempo'

Fotograma final 'El Ministerio del Tiempo'
Las manos hacia arriba.

Se acabó. El Ministerio del Tiempo ha terminado su andadura en TVE. Al menos, por una larga temporada. Lo ha hecho sin grandes fuegos de artificio ni rimbombantes colofones finales pero sí con una bofetada de emociones. Una bofetada que hará pensar (un poco) a la audiencia de una época en que lo de pensar está en desuso en prime time.

Un último episodio, de la serie creada por Pablo y Javier Olivares, que no ha sido sólo un último episodio: ha sido un crítico viaje -desde la televisión pública- por las manías, los vicios, corruptelas y ambiciones de una sociedad de egos, avaricias y valores a la deriva.

La serie dentro de la serie

"El publico pensará lo que nosotros queramos que piense. Para qué cree que se inventó la televisión", dice el director de la vieja RTVE al supuesto creador de la serie El Ministerio del Tiempo en 1966. Justo antes de obligarle a cambiar los guiones para que su serial represente un buen panfleto promocional de una España, Grande y Libre.

En efecto, en su adiós, El Ministerio del Tiempo se cuela en el rodaje de una serie llamada El Ministerio del Tiempo. Algo así como meta-televisión. Por suerte, los funcionarios del ministerio real logran paralizar la grabación y, de esta forma, TVE da la oportunidad de rodar Historias para no dormirNarciso Ibáñez Serrador. Jugada redonda, no obstante, Chicho es el hombre clave en el impulso creativo del porvenir de la añoja Televisión Española. 

Un capítulo cargado de referencias: de los tópicos de la TV de España a la especulación económica y el "la he liado parda"

Todo en un último capítulo en el que el guion, de nuevo, fomenta un incesante juego de guiños y referencias con el espectador. Lo logra a través de unos maravillosos diálogos en los que cualquier parecido con la realidad NO es pura coincidencia. Porque así somos. Y El Ministerio del Tiempo nos retrata sin demasiada piedad.

De hecho, su adiós, es toda una reflexión de la sigilosa manera en la que se han ido esfumando ideales y valores para ir todo convirtiéndose en un espectáculo superficial. Y eso tal vez tenga consecuencias. Y esa reflexión queda en el aire, quizá en modo de aviso para navegantes, como conclusión final de la tercera temporada de una serie que ha sido un fenómeno social y que servirá como bisagra entre la buena ficción de siempre y la buena ficción del futuro.

Qué no privaticen El Ministerio del Tiempo, su inteligencia e irreverencia contracorriente, ha salvado un poco la televisión. Pero, sobre todo, nos ha salvado un poco a todos.

La última frase de la serie, Alonso de Enterríos

Alonso de Enterríos, concluye: "He aprendido que hay cosas más importantes que salvar la historia, o a los personajes que salen en los libros, es más importante salvar tu propia vida, tu historia. Aunque luego no la vayan a estudiar nunca las Universidades".  Pero El Ministerio del Tiempo sí que se estudiará en las Universidades. Y mucho.

Ahora en Portada 

Comentarios