Martes, 19.11.2019 - 06:41 h
Telediaria

La revolución del diseño gráfico como salvavidas del porvenir de la televisión

El diseño lo impregna todo. No es nada nuevo, tampoco en televisión donde la imagen de marca es clave para transmitir mejor la fuerza del contenido de cada canal. Pero en tiempos en los que el espectador siente que cuenta con alta saturación de contenidos, aún cobra más importancia el oficio del diseñador gráfico incorporado al día a día de la industria audiovisual.

El futuro de la televisión va unido al ingenio para comunicar cada producto y utilizar cada soporte del que dispone para venderlo. De las cortinillas de continuidad en las cadenas tradicionales a los avatares de las redes sociales. Porque no basta con lanzar una nueva serie o un nuevo programa a la marabunta de contenidos. El espectador vive entre tantos impactos diarios que tan relevante como estrenar un formato es saber explicarlo con un envoltorio que destaque sobre el resto. En este sentido, se abre una vía nueva de trabajo para los diseñadores que deben crear la marca del contenido durante toda la vida del producto. Hasta incluso más allá de su desenlace en la televisión.

La televisión crece en las redes sociales y, a la vez que evoluciona la trama de un capítulo o un programa, también debe avanzar el diseño que promociona tal contenido para que sea fácil de encontrar, a sólo un clic,  gracias a una iconografía poderosa.

Para llamar la atención de la audiencia en los nuevos consumos bajo demanda, vuelve con astucia el arte clásico de la cartelería de cine que, ahora, se puede aplicar a todos los géneros televisivos. Del entretenimiento a la información. No sólo invirtiendo en un logotipo y ya. Se necesita un desarrollo versátil de la identidad de las marcas para favorecer que el público reconozca siempre con rotundidad la cita con cada capítulo o con cada demanda informativa, en el caso de las noticias.

El secreto está en la marca. En Netflix llevan años aplicando una minuciosa inversión en este sentido y Disney Plus va a dar un paso todavía más innovador. Porque han comprendido que no es suficiente con tener una buena oferta y colgar varios tráilers, más decisivo aún es explicar con inteligencia lo atractivo de esa oferta.  Y hacerlo con coherencia a través de una imagen que atraiga al espectador con un simple golpe de vista. No hay tiempo que perder. La paciencia es más impaciente que nunca. 

Este es uno de los problemas actuales que sufre RTVE. Gran parte de su catálogo no es descubierto por la audiencia porque la cadena pública no cuenta con medios para desarrollar una estrategia moderna de comunicación. Divulgar, tan importante. Aunque no divulgar con una nota de prensa. Hay que generar vínculos con el espectador de maneras más orgánicas.  Hay que lograr que se sienta partícipe de la oferta de RTVE.

Ganarán posiciones las cadenas y plataformas que entiendan la relevancia del diseño gráfico bien entendido. En la era multipantalla en la que estamos inmersos, ya nadie se puede quedar en los protocolos de una telepromoción o una cartel para un estreno, la marca debe ir en crescendo para acompañar al producto en toda su vida con cierta habilidad para llamar la curiosidad de un espectador que cree haberlo visto todo.  

Como los grandes especiales de los míticos suplementos dominicales, que impulsaban la relevancia de la crónica envolviéndola de una cuidada narrativa estética que entraba por los ojos del lector, el porvenir de la televisión está en crear acontecimientos con ayuda de la visibilidad extra que otorga el ingenio del diseño gráfico de siempre unido al marketing. Esa artesanía visual que te distingue y potencia la idea.

Es la manera de captar el interés de un espectador aturullado de información que sólo está dispuesto a gastar un cartucho visual para clicar o no en un nuevo producto audiovisual. Pero, con una buena creatividad, en ese cartucho visual ya se le explicará el contenido de cada producción con el tono, la empatía y el llamativo carácter exclusivo que merece. Creativos y diseñadores, creativos diseñadores, diseñadores creativos, en la televisión tendréis trabajo. Mucho trabajo. Porque o comunicas con imaginación visual tu obra en toda su magnitud -no sólo en el estreno- o la sobreinformación en la que vivimos te acaba engullendo. E invisibilizando en el caos del cajón de sastre que guarda todo el videoclub de la tele bajo demanda.

-La primera serie de Facebook en España: claves de una innovadora apuesta

@borjateran

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING