Sábado, 30.05.2020 - 02:29 h
Telediaria

Antes del confinamiento, en la televisión internacional ya existía una cierta tendencia a programas que miraban con interés el mundo rural. En España, en los últimos tiempos, hemos visto formatos como 'La Paisana' o 'Entre Ovejas', grabados antes de la crisis sanitaria. Buenas, entretenidas y útiles apuestas de TVE, aunque han pasado de puntillas porque no se han explicado y promocionado con destreza dentro de una parrilla de La 1 que necesita recuperar una identidad propia.

La vida tras la cuarentena hará aún más necesarios este tipo de programas que abren los ojos a horizontes próximos. Tras dos meses en los que las webcams han mandado en televisión, el público agradece la amplitud de historias audiovisuales bien rodadas pero que, a la vez, le descubren entornos a los que es fácil aspirar. 

Después de años de viajes a lo lejano, la vida inmediatamente después al encierro colectivo anima a sumergirse en la aventura del atractivo de conocer lo próximo y que, en cambio, se infravaloraba. Ahí coge peso los docushows que muestran lo cotidiano de la España rural, la España vacía. 

Pero no basta como un programa de viajes clásico. No es suficiente para llamar la atención de un espectador resabiado de los trucos de la tele. El valor está en poner el foco en la emocionante historia de los protagonistas de cada lugar. Esto significa poner nombre propio a los vecinos anónimos que construyen la realidad en el día a día y a los que la televisión ha relegado en los últimos años a la caza constante de los fuegos de artificio de la celebrity ya conocida. Pero la televisión no sólo es reconocer siempre lo mismo, sobre todo es descubrir.

En La 2, 'Ruralitas' o 'Las Rutas d'Ambrosio' cumplen este atractivo cometido en los fines de semana de la televisión pública. Se abre una travesía interesante de la que Televisión Española tiene curtida experiencia. Desde los entrevistas de José María Íñigo, hábil en retratar la ingenuidad de aquel país, al compromiso de José Antonio Labordeta que logró una gran repercusión social gracias a que supo difundir el rico patrimonio rural español de forma entretenida y próxima.

Fue en 'Un país en la mochila' (1995-2000), una formidable serie divulgativa de 29 capítulos (repetidos hasta la saciedad y ahora disponibles en rtve.es) donde se diseccionó el interior de España con paso firme, profusión visual y, sobre todo, con esa calmada curiosidad que atesora amplitud de miras. Mira, justo lo que nos falta hoy.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING