Sábado, 19.10.2019 - 07:20 h
Telediaria

Los chorizos de 'GH VIP'

Este jueves, 'Gran Hermano Vip' ha convertido a sus concursantes en chorizos a la parrilla. Literalmente: Mila Ximénez y compañía han sido caracterizados de embutido para probar su aguante en una parrillada gigante de la que caían a una piscina de mugre bien jugosa. Tal percal es la treta de las mentes pensantes del reality de Mediaset, producido por Zeppelin, para descolocar al espectador con cierto surrealismo que deja empáticamente vulnerables a los miembros del casting del reality.

Con este tipo de pruebas que son todo un gag, el programa gana presencia en redes sociales con contenido imprevisible durante la gala. La vestimenta, el pringue y el juego provocan una estampa perfecta para propiciar nuevos conflictos en directo desde la casa de Guadalix y despertar comentarios jocosos por parte de la audiencia.

Así 'GH' sigue cierta estela de las mañosas luchas por la inmunidad de 'Supervivientes'. Y por eso el formato envejece tan bien. Porque 'Gran Hermano' va a cumplir en los próximos meses veinte años en Telecinco, pero mantiene su poder rompe-audiencias porque ha sabido reinventarse para sobrevivir ante un público que ya no se conforma sólo con el ingenuo azar de la convivencia.

Lejos queda el morbo que despertaba la incomunicación de los concursantes. La tele-realidad ya no vive de encierros, la tele-realidad está más forzada e inducida que nunca. Todos los personajes entran en la casa con historias previas con otros concursantes. Nada es cándido.

Incluso los dimes y diretes en plató pueden llegar a tener más protagonismo en el programa que la convivencia que sucede en el interior de la casa. Todo vale para que el espectáculo no decaiga en un momento en el que el espectador necesita mucha tralla para no aburrirse durante las muchas horas que Telecinco dedica al reality.

Las reglas cruciales de 'Gran Hermano' hace tiempo que saltaron por los aires. El reality se adapta con una versatilidad apabullante a las necesidades y personajes que habitan en la cadena con una malicia que es capaz de disfrazar a los participantes en chorizos. Por muy rara que sonara tal idea en la reunión, la propuesta se realiza y funciona.. Porque de eso va el programa: de atrapar con locuras. Sus polémicas del roce diario de una convivencia pueden ser repetitivas, el truco está en descolocar al personal ya sea con pruebas excéntricas,  especulaciones morbosas o llamadas intensas de Isabel Pantoja.

La tonadillera, por cierto, ha tenido una aparición estelar este jueves en el reality para animar a Anabel Pantoja, justo antes de ser expulsada. Ya es un personaje más de la cadena y no falla a la cita cuando Telecinco demanda su tirón.  Aunque comparta información 'secreta' del exterior o descoloque por algún comentario a los concursantes. Ya da igual, el público no quiere esperar a que salgan de la casa de Guadalix para enfrentarse a la información tóxica del exterior, quiere ver su reacción y descoloque cuando todavía están jugando. Gajes de la impaciencia de los tiempos en los que vivimos.

Ahora en Portada 

Comentarios