Lunes, 22.07.2019 - 03:54 h
Telediaria

Morbo, suspense y show: diseccionando la emisión de la boda Belén Esteban, un éxito para Telecinco

Sábado noche. Telecinco está lista para arrasar en audiencias. La versión 'deluxe' de 'Salvame' no va a desaprovechar la oportunidad de retransmitir la boda de Belén Esteban que se celebra en ese mismo instante. Pero no cuentan con imágenes del enlace, ya que Esteban ha vendido la exclusiva a la revista Hola.

Aunque para Telecinco no tener imágenes que mostrar al público no es impedimento. Da igual, las cabezas pensantes de 'Sálvame' ya han planificado una buena táctica para realizar una emisión especial, que atrapa al espectador con elementos del suspense de ficción adaptados al prime time del morbo nacional. Aunque no vayan a enseñar nada, lo parece.

Para empezar, una ventana situada en la esquina inferior izquierda de la pantalla muestra cómo es el recorrido de Jorge Javier Vázquez de la boda al plató. Se ve a él montado en un coche grabado con una cámara con una buena antorcha para iluminar bien su rostro. Es el primer invitado que sale del evento y es el presentador del programa.

'Sábado Deluxe' muestra esa imagen en pantalla y logra el cometido de despertar expectativa en la audiencia. Qué contará. Su testimonio en primera persona vale un potosí. O esa es la sensación que se alimenta desde el plató en el que se calienta motores con conflictos de relleno. Hay que retener al público con polémicas artificiales cómo si algún fotógrafo va a destripar la exclusiva de la boda de Belén Esteban antes. Así el público piensa que quizá lleguen esos vídeos o fotografías robadas esa misma noche a Telecinco... La morbosilla curiosidad del espectador se mantiene prendida con contundencia. 

Y llega Jorge Javier Vázquez al estudio. Pero no entra de la manera habitual. El programa construye con fuerza el clímax de la aparición. Se ve todo el recorrido del comunicador por unos pasillos de Telecinco que, hábilmente, son decorados para la ocasión con mucho horterismo nupcial. En tal recorrido de glamourpop, el público tiene tiempo a comentar desde su salón cómo va vestido Vázquez y, de paso, sentir que está asistiendo a una retransmisión de verdad especial. Así 'Sálvame' fomenta en el público con energía la atmósfera de espectáculo vivo.

Entonces, ya en el Estudio 1 de Telecinco, Jorge Javier empieza a narrar sus sensaciones en la boda, mientras que otra ventanita se abre en la esquina inferior izquierda para cebar que hay un invitado sorpresa que ya va de camino de Telecinco directo de la boda. 'Sábado Deluxe' marca otro input de suspense en pantalla para que el público se quede para descubrir quién será la nueva aparición.

Entre tanto, colaboradores del programa van saliendo a la puerta del  banquete para conectar con el estudio. Saben su cometido y van lanzando píldoras de lo que han vivido dentro para generar conversación en el programa e interés en el público. Lo hacen con humor, lo que siempre es un plus en prime time. Aunque no siempre lo recuerden.

En una de estas conexiones, Jordi González siembra otra gran noticia. Sorpresa: a los camareros no se les ha retirado el móvil y están haciendo fotos del interior. Sale el giro dramático de la noche y tal vez haya que esperar a la exclusiva de Hola para que se desvelen imágenes del interior de la celebración. Y, por supuesto, los participantes en 'Sálvame' ponen cara de susto, con la boca bien abierta. La cámara plasma su reacción, claro. De nuevo, el programa marca bien el suspense. Porque no tiene complejos para jugar con los dimes y diretes y hasta reírse de ellos. En este relevante detalle se cimenta gran parte del éxito de 'Sálvame': es cómplice con su público que es tan travieso como un presentador que normalmente lo mira de tú a tú, no con superioridad.

Y, de travesura y travesura, de conexión y conexión, se va pintando la estampa de que la propia Belén Esteban saldrá a la puerta para hablar con el programa. Hay que esperar, pues. Pero la noche sigue, las especulaciones sobre la boda no dan más de sí y el formato da paso a una entrevista con Lola Herrera.

Durante la charla de Jorge Javier con la emblemática actriz, irrumpe la Esteban por teléfono. Sólo por teléfono. Así no destripa nada de la exclusiva, y hay más material que comentar en los próximos días. Pero el programa también es inteligente porque no se centra sólo en la conversación telefónica de Jorge Javier Vázquez con la Esteban y mantiene a Lola Herrera en imagen. El show hace a la mítica invitada en partícipe de la entrevista. Los espectadores ven su reacción y eso engrandece una charla sin imágenes de la protagonista casada. Jorge Javier se podía haber levantado e irse al centro del plató para hablar con Belén Esteban. Sin embargo, se queda en el pequeño set de la entrevista del día. Otra clave de la televisión: saca brillo sabiendo incorporar el valor añadido del que dispones en ese momento y, este sábado, ese valor añadido diferencial y enriquecedor era juntar Herrera con Esteban. Un choque de la cultura popular española.

'Sálvame' tiene la amplitud de miras para hacer más grande el telefonazo más esperado de la noche sumando al acontecimiento de Telecinco del día, sin ninguna duda, a la propia Lola Herrera. Eso es lo que diferencia a un programa de otro, a una cadena de otra: es hábil en crear suspense, engrandecer la trama y relativizar intensidades mediáticas aunque no tengan ni imágenes en directo ni siquiera nada que contar. Resultado: 'Sábado Deluxe' marcó su mejor dato del año con 23.5 por ciento de share y 1.986.000 espectadores. Dato que superará con la reaparición de la Esteban en plató, que ya estarán pensando. Y será con la dosis necesaria de suspense, claro.

Ahora en Portada 

Comentarios