Martes, 19.02.2019 - 21:00 h
Telediaria

Ricky Merino arrasa en 'Tu cara me suena' con una imitación de Lola Indigo que define su porvenir

Ricky Merino ha sorprendido en su debut en Tu cara me suena. El concursante de OT 2017 ha acudido como invitado al talent show de Antena 3 y ha optado por una imitación complicada. No ha ido a versionar un artista que encaje en su perfil, se ha lanzado al espectáculo con una clonación de Lola Indigo, Mimi, con la que participó en Operación Triunfo y que ha terminado siendo su amiga.

Merino ha arriesgado. Y ha ganado. Es más, ha evidenciado que sería un excelente fichaje para la próxima edición de Tu cara me suena, un formato que no da síntomas de agotamiento a pesar de sus siete temporadas en emisión. Porque no siempre hay que dejar descansar a los grandes éxitos televisivos. Si el programa está bien hecho y da en las teclas de potentes celebrities en el casting, no es necesario parar la factoría de entretenimiento. Menos aún en esta época en la que el frenesí del consumo televisivo hace que el espectador se olvide rápido de lo que sucedió en la temporada anterior.

Al final, en el recuerdo del espectador se mantienen vivos aquellos talentos que son diferentes, que saben encarrillar su trayectoria con honestidad, una pizca de riesgo y mucha constancia. Y esos valores los atesora Ricky Merino. Para empezar, se distingue del resto de los concursantes de OT en que cuenta con una curtida trayectoria anterior a su paso por el concurso.

Merino ha sido guionista e incluso equilibrista de trabajos temporales en el mundo audiovisual, lo que le ha dotado de unas tablas con mucho instinto catódico que ha puesto en práctica en su paso como copresentador de El Chat, en el manejo de las redes sociales después de OT, con el lanzamiento de su canción Miénteme o en sus colaboraciones en Zapeando para comentar La Voz. En Zapeando sólo necesita tiempo para que el programa lo aproveche en todas sus posibilidades.

Dar tiempo al tiempo, algo tan importante para crecer en el mundo audiovisual, virtud que no existe ya casi en nuestra televisión. Una televisión en la que hay muchos presentadores, hay muchos periodistas, hay muchos actores, pero que está escasa del perfil del showman o showoman todoterreno. Ricky puede completar ese hueco libre en un futuro próximo. Lo ha evidenciado esta noche en Tu cara me suena, saliendo a por todas e incluso coronando un gag que sus fans conocen de hace tiempo: ha devuelto a Chenoa el letrero del buzón que robó cuando  era fanático de la cantante tras el primer OT. "Esto es televisión", se escuchaba de fondo de voz de Anabel Alonso cuando entregó la placa, 15 años después a esa concursante del Operación Triunfo de 2001 que ahora es reputada juez de TCMS.

Ricky Merino entrega placa del buzón a Chenoa
Ricky Merino entrega placa del buzón a Chenoa

Se cierra el círculo, se abre otro. Su paso por Tu cara me suena evidencia que Merino cuenta con mimbres para ir creciendo hacia una versatilidad artística que la televisión en España necesita ahondar. 

Porque Ricky Merino no sólo canta, también posee el valor de la visión inteligente del guionista de tele que ya piensa más allá de la tele. 

Ahora en Portada 

Comentarios