Domingo, 24.06.2018 - 01:57 h
Telediaria

Todo lo que dice esta imagen de Amaia con Zahara

Amaia canta con Zahara
Los ojos de Amaia.

Hace un año, pocos sabían quién era Amaia Romero. Hoy es una de las cantantes más conocidas del país. Los españoles han visto crecer a Amaia ante sus propios ojos gracias a la emisión en directo y diaria de lo que ocurría en la Academia de Operación Triunfo, donde su autenticidad destacó desde el primer momento. Tres meses después del final del programa, ahora esa misma audiencia sigue pendiente de una Amaia que mantiene su carisma al mismo tiempo que aprende a sobrevivir a una marabunta mediática.

Amaia ha ganado OT y va a representar a TVE en Eurovisión junto a Alfred, pero no quiere renunciar a seguir siendo la Amaia que nos encandiló, con su ingenuidad intacta. Una ingenuidad, eso sí, moderna, propia de los tiempos que corren, pues la ingenuidad de Amaia no es la inocencia del novato, sino el candor inteligente del que sabe por dónde pisa y es consciente de lo extraordinario de lo que le está ocurriendo.

Lo demostró la imagen que quedó inmortalizada en el especial de música en directo de TVE, Amaia, Alfred y Amigos. Sucedió cuando Amaia cantaba el tema Con las ganas junto a Zahara.

En un instante de la canción, los ojos de Amaia se nublaron de emoción al mirar a Zahara interpretar su composición. Y esos ojos vidriosos, a la vez, estaban retratando con transparencia ese sensible vértigo de la felicidad de darte cuenta de que estás cantando con esa persona que tanto admiras, algo que parecía lejano hace apenas unos meses.

La realización del programa, emitido por la plataforma online de RTVE playZ, supo mostrar este detalle con intuición, enfocando esa cristalina mirada de Amaia a Zahara. Esa mirada que dice tanto sin decir nada. Esa mirada del emocionante éxtasis de percatarte del lugar al que has llegado en tan poco tiempo.

Al día siguiente, en la tradicional rueda de prensa previa a Eurovisión, Amaia y Alfred respondieron a las preguntas de los periodistas. ¿Qué objeto imprescindible no faltará en tu maleta para Lisboa? Ella, rotunda, respondió "el libro España de Mierda". Ese libro que, días antes, por Sant Jordi, le había regalado Alfred, desatando una superficial polémica en redes sociales por un título que sólo representa una sátira de un país. La prensa asistente abrió una ovación. Ella sonrió, como sorprendida de lo que había dicho. Otro gesto, como el de su mirada a Zahara, que en este caso retrata la inteligente y honesta viveza de Amaia a la hora de afrontar el delirio mediático en el que les ha situado su rauda popularidad.

Con esa ironía, rápida de reflejos, la cantante puso un punto final glorioso a una polémica absurda. Es más, con una simple respuesta, puso de relieve aún más la ridiculez de esa polémica, resaltando la importancia de proteger la libertad de cada uno. Incluso en una rueda de prensa.

En eso, Amaia tampoco parece haber cambiado en estos meses de exposición mediática. Es valiente. Porque la ingenuidad no está reñida con ser valiente, ser moderno, ser irónico y no dejar de ser uno mismo por temor al contagioso virus de la susceptibilidad generalizada.

Ahora en portada

Comentarios