Viernes, 24.11.2017 - 05:05 h

'Tu cara me suena' sufre la crisis de la sexta temporada

Concursantes de la sexta temporada de 'Tu cara me suena'
Los concursantes de la sexta edición de  'Tu cara me suena'.

Tu cara me suena ha arrancado su sexta temporada con un éxito agridulce. En la parte positiva, el talent show mantiene sus dos millones de fieles espectadores -plantando cara a La Voz-, ha renovado su plató con un decorado que otorga más amplitud y continúa con un jurado -compuesto por Lolita, Ángel LLácer, Carlos Latre y Chenoa- que está en el punto perfecto de espontaneidad y corrosión.

Además, en las primeras galas de esta nueva etapa, el formato de Gestmusic Endemol para Antena 3 también ha seguido demostrando su capacidad de realizar creativas puestas en escena en cada actuación musical. El programa no baja la guardia en su pretensión de asombrar al espectador con espectáculo a lo grande y sin acomodo en el manoseado catálogo de canciones clásicas de la televisión en España.

Sin embargo, al mismo tiempo, Tu cara me suena está sufriendo la crisis de lo que supone enfrentarse a una sexta temporada de un programa de televisión con éxito. Tras dos últimas ediciones en el que el casting del show ha destacado, logrando una gran aceptación social, el elenco de esta edición no termina de adquirir esa complicidad, entre ellos mismos y con el propio público, que contagia naturalidad por la tele.

"Imitaciones brillantes de ejecución, pero frías de emoción"

Como cada año, la elección de los concursantes ha generado debate social. En esta ocasión, se ha criticado que el elenco de talentos tal vez no sea lo suficientemente popular para generar interés por el show. Lo que no ayuda, sobre todo porque el programa viene de una edición con personas anónimas, Tu cara no me suena todavía, que desgasta la edición original si en esta no existen artistas de tirón y fama deslumbrante.

Aunque, en realidad, la fórmula del éxito de Tu cara me suena siempre ha buscado otra cualidad prioritaria, que es el secreto para que el formato siga triunfando: las celebrities que juegan en TCMS deben de tener un trayectoria artística sólida, que sostenga cada imitación con profesionalidad. Nada de creerse en un karaoke de polígono.

Para concursar en Tu cara me suena se debe tener un mínimo vocal, un mínimo de instinto del espectáculo y un mínimo de capacidad para imitar. Los artistas pasan un casting que examina si dan el perfil para que el show no termine siendo un caos desagradable de ver y escuchar por un espectador que valora que se cuiden los detalles. Esta es la forma de que el televidente sienta que vive una experiencia televisiva más imprevisible y más completa.

La actriz Pepa Aniorte, el actor Miguel Fernández, la cantante Lucía Jiménez, la cantante Diana Navarro, el cómico Raúl Pérez, el cantante y ex triunfito Fran Dieli, la actriz y cantante Lucía Gil, el cómico David Amor y la vedette La Terremoto de Alcorcón tienen en mayor o menor medida los mimbres que demanda un formato como Tu cara me suena.

La mayoría son actores con esa timidez de intérpretes que necesita tiempo para soltarse y, como consecuencia, el gag no les sale con espontaneidad a la primera de turno. Aunque, especialmente, el detalle que complica todo está en que el programa sufre el problema clásico de cualquier reality o talent show en una sexta temporada: los concursantes están resabiados del formato y actúan como cree que se espera de ellos. O lo que es lo mismo, entre canción y canción, intentan repetir clichés que vieron que funcionaban en pasadas etapas, olvidándose de ser ellos mismos con todas las consecuencias. Por ejemplo, David Amor sabe que su rol es ser el gracioso y lo intenta a la fuerza. Pero no fluye.

Los concursantes creen que deben ser, pero necesitan olvidarse de lo que deben ser y solamente intentar dejarse llevar. Ahí está el reto que los protagonistas de Tu cara me suena están a tiempo de remediar, a medida que va labrándose la química entre ellos con el paso de los días: disfrutar el show huyendo de artificios. Porque, de momento, el nuevo casting de TCMS está realizando unas imitaciones brillantes de ejecución, pero frías de emoción.

Ahora en portada

Comentarios