Sábado, 21.10.2017 - 05:34 h

TVE coge aire: así está bloqueando los 'prime time' a las cadenas privadas

Estoy Vivo, el primer éxito de la temporada
Estoy Vivo, el primer éxito de la temporada

Los vaivenes políticos, los recortes presupuestarios y la falta de un modelo de gestión de largo recorrido han tambaleado el tradicional liderazgo de Televisión Española, que en los últimos siete años ha visto debilitada su aceptación social.

La 1 ha pasado de ser la emisora más vista al tercer puesto, después de Telecinco y Antena 3. La pérdida de independencia de los informativos ha afectado en la confianza del público en la cadena, pero también el caos de programación. Salvo interesantes excepciones, TVE ha centrado su inversión en proyectos sin aporte a la televisión de hoy. Que si una telecomedia sin comedia (La Pelu quería), que si un show sin show (No es un sábado cualquiera), que si un programa de magia sin desprender magia (Pura magia), que si una serie familiar sin una familia creíble (iFamily)... Como consecuencia, el pasado curso, prácticamente todos los nuevos programas fueron un contundente fracaso. De la criba sólo se han salvado MasterChef y el reencuentro de OT. Normal, pues estos dos formatos han sido de los únicos con una propuesta definida, una historia bien armada y una narrativa televisiva de su tiempo.

Ahora, con el arranque de la nueva temporada, Televisión Española está enmendado ciertos errores. De hecho, La 1 se ha atrevido a ser el primer canal en lanzar novedades en el horario de máxima audiencia. Así, ha elegido la posición en el terreno de juego antes que nadie, bloqueando, por sorpresa, dos prime time antes que sus rivales y, además, evidenciando cierta confianza en su producto, ya que no ha esperado a ver qué otro programa o serie pone enfrente la competencia.

Cada día, un programa reconocible en el ojo del espectador

Nada más terminar el verano, TVE ya programó su gran baza de ficción, Estoy vivo. Lo hizo en la noche de los jueves, una franja que el público asocia a series de éxito en La 1. De Cuéntame cómo pasó a Águila Roja. Buen movimiento: Estoy Vivo se ha hecho con el título de líder en este franja. Se nota la mano de su creador, Daniel Écija (Águila Roja, Periodistas, Médico de Familia), ya que todos los públicos tienen cabida en este producto que entremezcla el género policiaco, la comedia, el romanticismo y una loca ciencia ficción. Para todos los gustos. 

Lo mismo ha sucedido con la nueva temporada de MasterChef Celebrity, que ha aterrizado sin rival en los martes, incluso hundiendo a mínimo histórico de audiencia al estreno de Gran Hermano Revolution. La competición de celebrities entre fogones no tiene adversario en cuota de pantalla y demuestra que el público regresa en masa a Televisión Española cuando se emite un programa bien realizado.

Sin olvidar tampoco los lunes, donde Televisión Española ha situado el pase en emisión lineal de El Ministerio del Tiempo, una serie de autor que soporta peor la contienda de las audiencias tradicionales pero que atesora otro liderazgo que también es clave en el porvenir de una televisión pública: la aceptación y aportación social.

De esta forma, TVE ha organizado sus prime time de una manera muy reconocible y fácil de identificar por parte del espectador. El  público interioriza, valora y recuerda el horario de cada espacio sin tener que mirar una guía de programación. Los lunes, la reputada serie que no se rige por los repetitivos cánones comerciales para la audiencia masiva. Los martes, el aprendizaje entre fogones con famosos en apuros. El jueves, la ficción mainstream de Globomedia...

Pero aún falta un as en la baraja que está abriéndose hueco: Operación Triunfo, que volverá en una o dos semanas. En principio, reality musical estaba pensado para los miércoles (a partir del día 18), pero también sería una buena oportunidad situarlo en un prime time de mayor consumo como es el lunes, moviendo El ministerio a los miércoles, donde existe una oferta de ficción complementaria en las privadas con Tiempos de Guerra (Antena 3) y La que se avecina (Telecinco).

La oportunidad que esconde 'Operación Triunfo'

Con el estreno de la resurrección de OT, TVE se asegura atraer a su sintonía al público sólo gracias a la expectación que surge de la nostalgia más reciente. Un concurso que ha descansado el tiempo suficiente en emisión para volver con fuerza y que puede ser un cebo para recuperar perfil de audiencia joven. El casting de profesores de la academia ya apunta maneras en este sentido, con la incorporación de Javi Calvo y Javier Ambrossi, directores de la película La Llamada, y que cuentan con tirón entre las nuevas generaciones.

OT tiene valor como marca que, bien utilizada, será un escaparate para el resto de oferta de TVE. De ahí que también haya sido bien elegido el nombre del presentador, Roberto Leal. En vez de fichar a un estrella sólo para el retorno del programa, Televisión Española ha optado por un profesional vinculado a la cadena y que, previsiblemente, seguirá en la cadena. OT es un buen trampolín para consolidar rostros propios y, de paso, dar un impulso a la identidad general de la emisora.

Así TVE está blindando por sorpresa sus prime time. Mientras que las cadenas privadas aún no se habían atrevido a mover ficha a la espera de observar qué situaba ahí sus rivales, la cadena pública se está abriendo camino con cuatro productos con una personalidad bien definida, que se queda en la cabeza del espectador.

'Aquí la tierra' y 'Corazón', pilares de la programación diaria

Este otoño se perfila como el de la recuperación de TVE. En este crecimiento también ayuda el incremento de presupuesto de la cadena. Ha aumentado el aporte del impuesto para financiar TVE por parte de los operadores privados de telecomunicaciones y esto permite un incremento del volumen de estrenos en el mismo trimestre.

Una tendencia positiva para TVE que no sólo se sustenta en el vistoso prime time. También La 1 mantiene dos ejes en la programación, antes de los Telediarios, que son un buen engranaje para la estructura de la parrilla. Los programas Aquí la tierra, que precede a las noticias de Ana Blanco, y Corazón de Anne Igartiburu son dos pilares con un público fiel que no falla y que arropa en cuota de pantalla a los informativos.

El obstáculo de Cárdenas

No obstante, TVE necesita más programas en directo que generen interés en la audiencia de forma diaria y estable para consolidar mejor su implantación social. Este tipo de formatos son fundamentales en una televisión generalista para ordenar la programación y, a la vez, vender el resto de la oferta del canal dentro de entrevistas y secciones.

Además, en una frecuencia pública, estos espacios hacen servicio social porque abren hueco a miradas a la actualidad. Mejor si se hace desde un prisma creativo. En definitiva, la antítesis de lo que sucede con Hora Punta. El programa de Javier Cárdenas sirve para ajustar la programación después de la segunda edición del Telediario, pero al final pone el foco de atención de forma negativa en TVE por ser un batiburrillo de temas tratados desde el sensacionalismo.

El nicho de negocio por descubrir en el 'late night'

Para visibilizar mejor su compromiso con la audiencia, TVE podría adelantarse a las privadas y abrir de nuevo la franja del late night. Hora perfecta para experimentar con producción propia y no extender hasta la madrugada programas como MasterChef. Ahí existe un nicho por exprimir y re-descubrir, fundamental para recuperar a un espectador ávido de citas televisivas, que propicien la sensación de acontecimiento que apetece consumir en directo y comentándolo en grupo -ya sea en familia o a través de las redes sociales-. Es la manera de que las nuevas generaciones tengan en cuenta a un canal tradicional y vuelvan a buscar entre los cojines del sofá al escurridizo mando a distancia.

Ahora en portada

Comentarios