Domingo, 19.01.2020 - 17:35 h
Telediaria

TVE triunfa en audiencias en la Investidura: claves de un éxito inesperado para muchos

TVE ha recuperado el liderazgo en una jornada de calado informativo como ha sido el debate de investidura y su resolución. Incluso disparando su audiencia hasta  un elevado 20,1 por ciento de share con  1.500.000 espectadores, entre las 12h y 15h de este martes, tramo en el que se votó a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. 

Su principal rival, 'Al Rojo Vivo: Edición especial Objetivo Investidura', entre las 12.35 y 15h, reunió un 13,5 por ciento de share y 1.071.000 espectadores. Ferreras se quedó en una segunda posición, frente a una cadena pública que ha escalado en aceptación social. ¿A qué se debe este resultado imprevisto para muchos?

Existe un factor determinante: el público elige a TVE en eventos de calado institucional por su fuerza histórica. No es nuevo. La cadena de todos se asocia al devenir de las instituciones de todos. Aunque RTVE ya no produzca la señal de vídeo del Congreso, la audiencia tiene la sensación de que Televisión Española cuenta con más medios en el corazón del hemiciclo en momentos claves. Y que se lo va a narrar sin demasiados aderezos o intensidades.

Pero con este pedigrí de la tradición no basta. También son importantes las narrativas que se utilizan. En este debate de investidura, como ya ha realizado en los anteriores debates electorales que ha producido la pública, RTVE ha adelantado a La Sexta en la que es una de las especialidades de la cadena de Atresmedia: el grafismo. 

intermedio

Sin cortes publicitarios, determinante

TVE no sufre las fugas de espectadores de los cortes de publicidad de las cadenas comerciales. La televisión pública es la única emisora que mantiene la señal en directo sin pausas durante toda la investidura, pues no se sostiene con anuncios. Lo que es una ventaja competitiva que se amplifica si existe un buena carta de presentación visual (como ha sido el caso del grafismo en las votaciones a Pedro Sánchez). TVE debe aprovechar más su ausencia de cortes publicitarios para convertir esta circunstancia en una virtud que el espectador sienta como un valor añadido de toda la programación. Así lo hizo en sus primeros años sin spots, pero ahora el público no se percata de este aliciente en el consumo.

Mientras que La Sexta, a pesar de ser la cadena creadora de una igeniosa iconografía práctica con los 'pactómetros', relegó a una pequeña barra -en la parte superior de la pantalla- el rótulo que iba contabilizando las votaciones en directo, TVE incorporó en el centro de la emisión una infografía que definía en tiempo real la evolución del sí y el no. Lo que otorgaba más dinamismo práctico a la tensión que escondía esta emisión. El protagonismo del este grafismo hacía más fácil de entender lo que sucedía e incluso atrapaba el interés del público, pero sin avasallar al espectador. 

Grafismo Investidura TVE
Grafismo en directo de TVE: una barra informativo que enfrentaba de un vistazo el sí y el no.
La Sexta
Grafismo durante la votación en La Sexta, más escondido en la parte superior.

TVE ya va integrando mejor la información sobreimpresionada en pantalla, pero sin perder su esencia de televisión pública que debe narrar sin caer en la trampa de la prisa en los acontecimientos informativos. Ahí también ha evolucionado RTVE para crecer en la credibilidad perdida. La cadena intenta ser más periodística que oficial, más de reporteros a pie de calle que de relatores engolados de rueda de prensa. Y el espectador lo nota. Lo demuestra el tratamiento de la escaleta de los Telediarios pero, a la vez, la diversidad de expertos a los que se llama en formatos especiales como los de la investidura. Aunque aún TVE tiene que explorar con más energía en otro tipo de expertos, más allá de los contertulios clásicos de las cabeceras de periódicos en papel de siempre. 

Esa credibilidad creciente es crucial para recuperar volumen de espectadores de un público en grandes citas. En tiempos en los que la velocidad con la que se consume la información parece que desvirtúa al periodismo y que, como consecuencia, el Congreso se convierte en carne de golpes de efecto dignos de 'Sálvame', la televisión pública que sepa dar una alternativa rítmicamente sosegada a tanta intensidad del showbusiness político y periodístico conectará con ese público que necesita que le respondan preguntas y le expliquen los contextos con el valor de la honestidad. Sin más... ni menos. 

Borja Terán.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING