Miércoles, 19.12.2018 - 17:30 h
Telediaria

Verano Azul: una serie para la eternidad que no podría rodarse hoy

Verano Azul no fue rodada en Verano. Sus 19 episodios se grabaron en unos intensos 16 meses. En total, la producción se desarrolló entre finales de agosto de 1979 y diciembre de 1980. Incluso iba a existir un capítulo más, que no se rodó porque la pandilla empezaba a evidenciar cambio físico.

Imposible un rodaje de estas características en la actualidad, donde los niños no pueden trabajar con horarios de adulto. Hoy los papeles infantiles en televisión están, por suerte, regulados. No en aquella época, principios de los ochenta, en la que no existía sensibilidad en la materia y España venía de un fervor por niños prodigio que eran explotados sin pudor.

Los niños no deben trabajar como adultos. Tampoco los niños intérpretes que, en la mayoría de los casos, no son ni intérpretes. Sólo pasaban por allí. Algunos por casualidad, otros por deseo de sus padres, que no llegaron a ser estrellas de la ficción y, en cambio, lo soñaron hasta proyectar en sus retoños una vieja aspiración.

En los tiempos que corren, además, Verano Azul se hubiera rodado en mucho menos tiempo. Por las facilidades de la tecnología actual y, sobre todo, porque ya no hay margen para cuidar determinados detalles que sí mimaba Antonio Mercero, que era el alma de la serie pero, también, era un excelente director de actores.

Mercero contaba con una cualidad única para dejar respirar el plano hasta conseguir que la mirada del actor transmitiera un sentimiento universal, sin fecha de caducidad. Por eso Verano Azul se puede reponer hasta el infinito. Porque cuenta con unos robustos cimientos para la eternidad. Ahora la obsolescencia programada apaga todo antes. Incluso la capacidad de crear con el tiempo suficiente para abrillantar lo rodado. Menos aún si hay niños de por medio. Entonces, tal vez se tendría que optar por casi adultos haciendo de preadolescente. Como Al salir de clase. Pero, entonces, fracasaría, ya que Mercero consiguió plasmar la ingenuidad real de aquella pandilla de chavales en sus guiones. Así hizo más grande una serie para la eternidad. 

Ahora en Portada 

Comentarios