Sábado, 15.12.2018 - 04:01 h
Zoomboomcrash

El referéndum catalán explicado a extranjeros sin trampa ni cartón

Muchos extranjeros que no sabían que se había convocado un referéndum en Cataluña se han echado las manos a la cabeza al ver a un grupo de policías con petos, cascos y porras agredir a un grupo de ciudadanos que solo quería ejercer su derecho a votar.
Las informaciones que les han llegado a sus países a través de sus medios no podían sino mostrar el fenómeno de la forma más simple: con imágenes. Con ello, muchos se han quedado sorprendidos de que eso pueda pasar en España. He aquí una guía para entender lo que ha pasado.

1. Era ilegal. Ese es el principio de los principios. El referéndum era ilegal porque la Constitución española (al igual que la alemana o la de EEUU) no contempla la realización de ningún referéndum de autodeterminación.

2. Lo convocó el gobierno catalán. A pesar de que era ilegal(lo cual avisó el Tribunal Constitucional español varias veces), el parlamento local catalán aprobó hace pocas unas leyes para convocar ese referéndum ilegal.

3. Voto ilegal. El mismo parlamento catalán que ahora está controlado por una mayoría de independentistas, tuvo que saltarse sus propias normas de funcionamiento para aprobar la convocatoria de ese referéndum ilegal. No solo era doblemente ilegal, sino que muchos políticos del parlamento catalán (catalanes de izquierda y derecha, independentistas y no independentistas) proclamaron que no aceptaban ese referéndum.

4. Envío de fuerzas. El gobierno de España avisó que si no se suspendía el referéndum, enviaría a los cuerpos de seguridad para evitar que se realizara. Y lo hacía amparado en el Tribunal Constitucional y en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Es más, la policía local catalana (los Mossos) les pidió ayuda porque temían que no iban a poder con los radicales.

5. La confrontación. Los independentistas más radicales ocuparon los colegios de votación ilegales para evitar que la policía se llevase las urnas de votación. La policía entró por la fuerza en muchos sitios, se llevó las urnas y desalojó a los que estaban reunidos. En ese forcejeo se produjeron las imágenes que todos conocemos. Pero la policía local apenas se movió, a pesar de que tenían la orden judicial de impedir la votación. Por eso, quienes sufrieron más fueron los Policías y la Guardia Civil, dos cuerpos que actúan a escala nacional.

6. El resultado dudoso. El gobierno catalán anunció a final del día que habían votado más de 2,2 millones de personas de la siguiente manera: El 'sí' había obtenido 2.020.144 votos (89,3%), el ‘no’ obtuvo 176.566 (7,8%), hubo 45.586 en blanco (2%) y al final 20.129 votos nulos (0,9%). Lo que nadie entiende es la validez de esas cifras porque no hubo Comisión Electoral, no hubo testigos de otros partidos políticos, hubo gente que votó hasta cuatro veces (se vieron las fotos), y hasta un señor de Madrid fue a Barcelona a votar a pesar de que no está empadronado en Cataluña.

7. La mayoría no acude. Incluso si se dan por ciertas esas dudosas cifras, se constata lo que viene pasando desde hace muchos años: la participación fue en torno al 42,6% del censo. Es decir, a la mayor parte de los catalanes no les gusta ni la independencia, ni participar en referéndums que violan la Constitución española.

8. La proporción de las fuerzas. En todas las encuestas que se han realizado en los últimos años, el deseo de independencia catalán no pasa el 50%. Es más, hace 10 años, ese deseo solo eran del 15%.

9. La gente en la calle. Se vieron muchas personas en la calle, lo cual obedece proporcionalmente a un tercio de la población catalana lo cual coincide con las encuestas.

10. La autonomía. Desde que llegó la democracia a España, los gobiernos centrales pactaron con las 17 autonomías cederles cada vez más privilegios. Eso ha permitido en el caso de Cataluña tener su parlamento, sus impuestos, su policía propia, el control, de las prisiones y la gestión del 50% de los impuestos estatales. En este momento, es una comunidad con más autonomía que los estados federados alemanes.

11. Radicalismo. El radicalismo catalán se ha originado en las escuelas, cambiando los libros de textos e introduciendo detalles históricos que son falsos. Es como si en la historia de Colombia, el departamento de Antioquia diera a los niños libros de textos diferentes de los del resto del país, y que encima fomentara el odio contra el resto del país.

12. Los medios. Los medios de comunicación catalanes, sobre todo los públicos, fomentan ese estado de odio diciendo que los catalanes han sido expoliados por políticos corruptos de Madrid. Pero la verdad es que los más corruptos son los políticos catalanes, pues robaron el dinero de su pueblo y se lo llevaron a cuentas en el extranjero. Muchos de ellos tienen que comparecer ante la Justicia catalana por corruptos. Además, los catalanes pagan más impuestos que la media de España debido a que sus gobiernos locales no han querido bajar los impuestos, cosa que sí ha sucedido en el resto de España.

13. División. Este referéndum así como la intervención de las fuerzas del orden ha dejado mal sabor de boca en todo el país pero especialmente en Cataluña, que ahora es una sociedad dividida por culpa de la labor del independentismo durante años.

14. Las mentiras. Una de las mentiras que fomenta el independentismo es que Cataluña será aun más rica cuando se separe de España. La verdad es que el gobierno de España y los gobiernos de la UE han dicho a los catalanes (al igual que hicieron con los escoceses hace años), que si se separan de España, quedarán fuera de la Unión Europea, del euro y de todas las coberturas de Europa. Se levantará fronteras, se impondrán aranceles y los productos catalanes serán más caros fuera de Cataluña. Ni siquiera el Barcelona F.C. podrá jugar en la Liga española.

15. ONU. El consejo de Seguridad de la ONU jamás aceptaría a Cataluña como un nuevo país porque para eso tendría que cumplirse al menos la condición de que fue un territorio anexionado por alguna potencia imperial, y la verdad es que Cataluña forma parte de España desde que en el siglo XV decidieron casarse los reyes de Aragón y Castilla, lo cual dio lugar a la España que todos conocemos. El nacionalismo catalán es un fenómeno del siglo XX.

Ahora en Portada 

Comentarios