Miércoles, 20.06.2018 - 02:23 h
Alcaldesa de Logroño

“Papá de mayor no quiero ser piloto, quiero ser controlador de drones”

Acabamos de cerrar el mes de mayo y llega la hora de analizar las cifras de empleo históricas que hemos alcanzado. El paro se ha reducido en 83.738 personas, con lo que el total de desempleados es de 3.252.130; el más bajo desde diciembre de 2008, encadenando 52 meses de aumento en la contratación indefinida.

Mayo ha sido histórico para la creación de empleo: Cada día del mes se crearon 7.651 empleos, hubo 2.701 parados menos, 469 autónomos más y 6.454 contratos indefinidos. Unos datos que ponen de manifiesto que la senda de la generación de puestos de trabajo sigue a muy buen ritmo y por buen camino. Sin duda, las políticas económicas del último Gobierno de España dejan un buen legado a los españoles.

Más allá de los números, sabemos que el mercado laboral ha cambiado. Reflexionemos sobre ello, ejercicio francamente interesante.

Ante la clásica pregunta que todos hemos vivido en distintas etapas de nuestra infancia o preadolescencia: "Hijo, ¿qué quieres ser de mayor?" Las respuestas habituales y más convencionales eran: " profesor, médico, actor, futbolista…." Pero hoy las tornas han cambiado mucho, y la respuesta serán profesiones poco conocidas o incluso todavía en gestación. Así "papá, yo quiero ser controlador aéreo de drones, ingeniero de Smart factors o conductor de nanorobots" -respuestas que dejan a un padre en estado de shock- se encuentran entre las que se darán en el futuro o ya en el presente.

Nuevamente surge la reflexión del efecto de la revolución digital en el mercado laboral, y por tanto en nuestras vidas. Mientras unos puestos de trabajo más tradicionales peligran por el avance de la robotización y las nuevas tecnologías, otros nuevos empleos surgen al calor de los cambios.

El último Foro de Davos lo dejó claro en sus conclusiones: El 65% de los niños de hoy trabajará en profesiones que no existen o apenas empiezan a adivinarse. Conclusión en la que también coincide el Observatorio para el Empleo en la Era Digital: El 80% de los jóvenes españoles entre 20 y 30 años que encuentre empleo en el futuro próximo ejercerá profesiones recién nacidas o que todavía se están gestando.

Pero ¿cuáles son las nuevas profesiones que se están demandando en España? “Infojobs” ha clasificado junto con ESADE una serie de profesiones con un futuro próximo prometedor, analizando sus ofertas de empleo con conclusiones y descubrimientos francamente interesantes.

Los expertos hacen una separación entre lo que denominan nuevos puestos emergentes -aquellos que han despuntado en 2017-, las profesiones emergentes en evolución –las que ya habían aparecido como emergentes con anterioridad y que siguen creciendo en España- y los puestos emergentes ya consolidados - los que cuentan con una demanda de empleados superior a las 5.000 vacantes-.

Algunas de las nuevas profesiones de las que a partir de ahora oiremos hablar mucho y que se concluyen del estudio son las siguientes:

1. Analista de datos. El Business Analyst busca en las distintas fuentes de información del negocio (estructuradas o no) patrones que expliquen rendimientos anteriores y que puedan servir para predecir comportamientos futuros. Han pasado en menos de 10 años de 200 ofertas de trabajo publicadas en 2008 buscando analistas de datos, a ofrecer 1.417 vacantes en 2017. Con un salario medio de 35.864 euros brutos anuales y dirigido a licenciados o grado en estadística, matemáticas o ingenierías.

2. Científico de datos. Estamos ante una versión evolucionada del analista de datos. Su objetivo es extraer e interpretar la información relevante contenida en las ingentes cantidades de datos de todo tipo que se generan por la propia actividad de la empresa y sus relaciones con terceros. Para ello, los Data Scientists diseñan, desarrollan y ponen en marcha complejos algoritmos matemáticos basados en programación estadística, machine learning y otras metodologías. Profesión en la que “Infojobs” apunta que de una única oferta en 2008 ha pasado a casi 600 en 2017 y con un salario medio bruto de 40.336 euros al año.

3. Especialista en ciberseguridad. Si una empresa puede acabar en el punto de mira de los ataques informáticos, con el riesgo que ello supone, necesita personal cualificado y surge una nueva profesión. Si en 2009 se solicitaron 160 especialistas en esta materia, en 2017 el número de vacantes ascendió a los 1.795 puestos, con un salario bruto cuyo promedio ha subido hasta los 32.640 euros anuales.

4. Especialista en experiencia del usuario. La experiencia de usuario hace relación a todos aquellos aspectos relativos a la interacción con el usuario, porque el objetivo de este profesional es ofrecer a cada cliente el producto o servicio que más resuelva sus necesidades y que éste quede contento. Si en 2009 fueron 154 las ofertas laborales, en 2017 ha habido 859 puestos disponibles. Con una media de salario bruto de 33.992 euros al año.

5. Informática de la nube. Los servicios en la nube permiten a las empresas conectar a sus equipos de trabajo sin la necesidad de estar en la misma oficina, algo hoy ya imprescindible. En relación con esta tecnología se demandan programadores, administradores de sistemas, analistas e ingenieros. En 2017 se han publicado 1.389 vacantes de estos puestos en “Infojobs”, con un nivel salarial de 34.501 euros brutos al año.

Son solo 5 ejemplos de cómo se está transformando nuestro entorno. Cómo la innovación genera nuevos nichos de empleo en los que formarnos y capacitarnos. Reflexión ante la cual debemos llegar a la conclusión de la necesidad también de cambio en los modelos de formación continua que permitan adaptarnos a todas las generaciones a las nuevas oportunidades del mercado laboral.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios