El gobierno no incluye en los presupuestos comprar
extintores para Cataluña

Segundos antes de dar paso al ministro de Economía, el portavoz y ministro de Cultura Méndez de Vigo dijo que el gobierno acababa de aprobar unas cuentas basadas en el crecimiento económico, algo que “solo podría verse quebrado por una situación de inestabilidad en España”.

La única situación seria de inestabilidad en España ahora se llama “radicales en Cataluña”.

Varios cargos políticos están encarcelados. Otros, prófugos de la Justicia. El presidente del Parlamento catalán pide un “frente unitario” ante “la represión del Estado”. Los independentistas insisten en investir como presidente del gobierno catalán a uno de esos prófugos. Los anarquistas de la CUP y la izquierda catalana animan a la rebelión. Insultan y

golpean en la calle hasta a los niños que ondean la bandera de España. Cortan avenidas y autopistas. La policía catalana está dando palos (y recibiendo palos) para contener a los radicales. La televisión local, la TV3, usa el agit-prop para incendiar las opiniones. Los columnistas de algunos periódicos llaman a la rebelión y a “provocar” al Estado. Los políticos separatistas insultan a los que no sostienen sus ideas. Incluso insultan a los periodistas, llamándoles ladrones y extorsionadores. Más de 3.000 empresas han abandonado la región desde octubre pasado. Desde esa fecha, el gobierno central ha tomado el control de la administración catalana usando por primera vez en la historia el artículo 155 de la Constitución. Más de 200 cargos gubernamentales catalanes han sido destituidos. Los radicales usan las redes sociales para denunciar los domicilios de los jueces que representan al Estado, los cuales tienen que ir con escolta judicial. Como decía el columnista Miquel Giménez en VozPopuli, “en Cataluña ya estamos en guerra civil”.

Todo lo anterior va a tener un efecto inmediato y notable sobre la economía catalana. Es la segunda comunidad con mayor PIB del país. Afectará al turismo, al consumo, al crecimiento económico, al empleo, a la inversión, a las cuentas, a los bancos y a las empresas. A todos. A Cataluña y al resto de España.

Pero el gobierno de España habla de un crecimiento de más del 2%, creación de puestos de trabajo, rebaja del IRPF, subida de las pensiones, rebaja del IVA, inversión pública, liberación de presupuestos para las corporaciones locales…

La pregunta es: ¿y no se le ha ocurrido reservar una partida para comprar extintores? Los necesitará en Cataluña.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios