Miércoles, 17.01.2018 - 00:43 h

La falta de respeto de Sánchez justifica más que nunca la candidatura de Patxi López

El exlíder del PSOE anunció que liderará la candidatura de la militancia, como si el resto no lo fueran. Ya no recuerda cuando olvidó a la militancia en Madrid o Pontevedra. 

López representa la izquierda exigente y no de boquilla como Sánchez, y además lo hace con más respeto a la cultura de partido y a los militantes. 

Sánchez se presenta a las primarias: "Lideraré la candidatura de la militancia"

Sánchez, el líder que evitó el sorpaso pero llevó al PSOE al peor resultado de su historia

Patxi López da la "bienvenida" a Sánchez al "debate de propuestas" y dice que ahora toca "confrontar proyectos"

"En Sevilla, en el corazón del socialismo andaluz y español, quiero anunciaros a toda la militancia que seré vuestro candidato a la secretaría general". Así sin ningún tipo de vergüenza, Pedro Sánchez, se autoproclamaba el candidato de la militancia. Segundos antes aseguraba que la Gestora deberá presentar un candidato y antes de anunciar la suya decía que la militancia también iba a presentar una candidatura, en referencia a él mismo. 

Sánchez ponía sus cartas encima de la mesa y trataba de dejar fuera de juego a Patxi López. Esto es cosa de dos venía a decir Sánchez, los socialistas de verdad y los que no lo son. Los que votaron "no" a Rajoy y los que se abstuvieron. Una simplificación en la que pretende olvidar la candidatura del expresidente del Congreso y exlehendakari. Así lo explicaba el propio Sánchez: "Las primarias serán un plebiscito entre dos opciones: quienes defendemos un PSOE de izquierdas, o el PSOE que facilitó el gobierno al PP.". Es decir o Susana o yo. 

Y sin embargo hay una tercera vía de la que poco se habla. Es la de Patxi López al que muchos consideran una comparsa. Pero que no se equivoquen: debería luchar hasta el final. Los pedristas quieren que se una con la candidatura de Sánchez mientras que los más experimentados piden que se una a Susana "porque representan lo mismo", en palabras de Jáuregui. 

Sin embargo ambas cosas parecen imposibles. No puede estar cerca de Pedro y de Susana a la vez. La creación de esta tercera vía tiene toda la lógica del mundo. "Ni Su ni Sa" (Ni Susana ni Sánchez) tiene una aspiración que no es otra que salvar al PSOE. Los votantes socialistas (y también los militantes) con dos dedos de frente no quieren ni al pasado ni al que se ha cargado ese pasado. Pedro Sánchez y Susana Díaz están quemados. Esa es la principal ventaja de Patxi López. 

Aunque tiene muchas más. La candidatura del vasco es más fresca que la de los otros dos. Representa la izquierda exigente, y no de boquilla de Pedro Sánchez, y a la vez tiene más cultura de partido que el exlíder del partido que es incapaz de respetar las decisiones del máximo órgano del partido como el Comité Federal. Por otro lado no está manchado como Susana por haber obligado a irse al Secretario General. Y si Patxi desborda algo es respeto. Así dio la bienvenida a la candidatura de Sánchez. "Bienvenido al debate de propuestas socialistas @sanchezcastejon: ahora toca confrontar proyectos y dejar que los militantes decidan", ha escrito Patxi López

Algunos dirán que Patxi López lo ha sido todo en política gracias al PP y no les falta razón. (presidente del Congreso con su abstención y Lehendakari gracias a un pacto con los populares). Sin embargo quizás no recuerden que rompió ese mismo pacto con Basagoiti por no estar de acuerdo con los recortes que le exigía Rajoy desde Madrid. 

Y de los tres candidatos si alguien es capaz de unir al PSOE ese es Patxi. Desde luego es bien visto por todos los militantes y, lo que es más importante, por los votantes. ¿Es que nadie se va a acordar de los votantes en el PSOE?. Deberían. ¿Candidato de la militancia?Sánchez también pedía respeto. Decía lo siguiente: "Respeto y coherencia. Sin respeto y coherencia, el socialismo no funciona. No respetar al Secretario General debilita al PSOE y da armas a la derecha." Sánchez pedía respeto mientras él dejó tirados a la militancia en Madrid y en Galicia. Tomás Gómez y Abel Caballero lo saben muy bien.Al primero le expulsó montando un Golpe de Estado y al segundo le cambió la listas elegidas por los afiliados de Pontevedra de arriba a abajo en las elecciones gallegas. A un líder elegido por la militancia en Primarias y al alcalde socialista más votado de España. ¿Y tiene la cara de pedir respeto y autoproclamarse como candidato de la militancia?. Sánchez pedía respeto mientras en su mitin sus seguidores más acérrimos gritaban "Felipe, Judas". ¿Alguien cuyos seguidores no respetan a la figura más importante del partido en el siglo XX y un hombre clave en la historia del país puede ser el que una al PSOE? ¿Alguien que desprecia así a sus compañeros y se proclama socialista de verdad puede liderar el partido? Ya por resultados electorales la respuesta parece más que clara, si le sumas que trata de tapar sus fracasos y carencias atacando a compañeros, la respuesta se hace evidente. 

Ahora en portada

Comentarios