Lunes, 06.04.2020 - 20:01 h
Cuaderno de venta

Eurobonos, coronadeuda y el retorno de Mario Draghi contra el Covid-19

En estos oscuros días de la crisis global del Covid-19, líderes europeos como el presidente Pedro Sánchez, el Ministro de Hacienda británico y la declaración posterior al G-7 han invocado el espíritu de Mario Draghi, ex presidente del Banco Central Europeo, con su famoso sortilegio “Whatever it takes” (lo que sea necesario). Fue una expresión corriente hasta que la pronunció el banquero italiano. Ahora significa lucha, perseverancia, seriedad y, sobre todo, confianza ante la crisis. Pero lo poderoso de aquel mensaje de Draghi que no han entendido los políticos fue la siguiente frase: “And believe me, will be enough” (Y créanme, será suficiente). Fue la línea roja que hizo creer a los mercados, ese ente que nos agrupa a todos, que existía un rumbo unificado de verdad en la zona euro.

Draghi, con un solo discurso en una conferencia en Londres en 2012, creó la unión fiscal, bancaria y hasta los eurobonos de forma virtual porque transmitió un relato indiscutible y creíble sobre la unidad monetaria europea. La situación a la que se enfrenta Europa en las últimas semanas puede volver a desintegrar el euro o hacerlo más fuerte. En 2020, el mercado ha vuelto a oler esa herida reabierta de la desunión europea después de una medida declaración de Christine Lagarde sobre el papel del BCE a la hora de domar las primas de riesgo. “No estamos aquí para cerrar diferenciales [de deuda]”, dijo el 12 de marzo mientras criticaba la inacción de los gobiernos europeos ante la crisis del C0vid-19.

Solo unos días después, el BCE ha encontrado el respaldo y la respuesta que necesitaba. Puede que haya sido por la caída de los mercados financieros o por la situación límite, pero lo que ha quedado claro en el escenario actual es la unión de los países de Europa. Al borde del abismo, Alemania ha abierto la puerta a los eurobonos, es decir, al respaldo del Euro a las emisiones de deuda para financiar a los Estados europeos. Bajo la bandera de la lucha contra el Covid-19, la Comisión Europea de Ursula Von der Leyen también ha admitido la posibilidad de emitir, con riesgos compartidos,  la deuda anticrisis que necesita Europa para poder afrontar el golpe del 'shock' del coronavirus y remontar luego.

El espíritu de Draghi ha vuelto y, de repente, todo el mundo se está acordando de la necesidad que tiene Europa de contar con un mecanismo fiscal comunitario que defienda a la zona euro a imagen y semejanza de los Tesoros nacionales o del estadounidense. El exgobernador del BCE reclamó en septiembre un mecanismo fiscal del euro que permitiese afrontar futuras crisis. Nadie le hizo caso. Ahora, sí. 

El debate no es nuevo. Surgió en 2007 cuando EEUU logró responder a la crisis subprime con un rescate financiero financiado por un Tesoro que agrupa a todos sus estados y eso le ayudó a salir de la crisis antes que nadie. En 2008, Europa, en cambio, alargó la agonía tres años más hasta que estalló la crisis de deuda soberana europea y los rescates a España,  Portugal, Irlana o Grecia (bis). Los eurobonos permitirán no solo eliminar las primas de riesgo que exigen ahora mismo los inversores, sino respaldar una acción conjunta y coordinada como la que requiere el desafío actual contra el coronavirus.

La importancia vital de sacar adelante el proyecto de los eurobonos, y por consiguiente un Tesoro europeo que bien podría estar dirigido por Draghi, radica en la magnitud de la amenaza a la que se enfrenta la economía europea. La recesión es segura, ciencia cierta, pero lo que está en juego es una depresión económica. Por eso es indiscutible contar con  la capacidad de un único emisor que financie los planes fiscales de los Gobiernos e, incluso, corrija los errores de algunos países. Es lo que puede marcar la diferencia de una crisis temporal en forma de V o una caída permanente en forma de L. Lo peor está por llegar no solo en lo sanitario y en lo humano como nos bombardean estos días los gobiernos y medios de comunicación. Pero lo peor será lo siguiente, el día después en la economía y el mercado laboral, sino se toman medidas de forma urgente ahora mismo. La coronadeuda, los bonos Covid-19 y un Tesoro europeo han venido para quedarse y financiar la salida de esta crisis relámpago.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING