Domingo, 18.08.2019 - 01:35 h
Patrona de la Fundación Renovables y Responsable de la campaña de energías renovables de Greenpeace

¿Cómo contribuir a la transición energética si no tengo un tejado en propiedad?

El calor aprieta y parece que no como cualquier verano, sino cada vez más. El pasado junio fue el más caluroso de la historia de la Humanidad y julio apunta maneras.

El cambio climático también es esto, ya está aquí.

La manera en la que producimos, transportamos y usamos la energía es la primera causa de cambio climático, así que cuando muchas personas se preguntan qué pueden hacer, y la respuesta inmediata es cambia tu energía. Sin embargo, nos topamos con esa sensación de: ¿Energía? Eso es para los expertos, para las grandes empresas.

Claro que, para derribar esa sensación, ha sido importante la reciente eliminación del impuesto al sol y las barreras administrativas y burocráticas más importantes al autoabastecimiento con energías renovables. De hecho, se prevé un verdadero boom en España.

Y menos mal, ya que, a pesar de todo el calor de estos días, tan solo estamos produciendo un 7,6% de la electricidad nacional aprovechando el sol. A cambio quemamos gas a espuertas, un combustible fósil que también emite gases de efecto invernadero.

Pero resulta que yo no tengo un tejado en propiedad, ni tan siquiera compartido, entonces, ¿cómo puedo hacer para contribuir con mi granito de arena a sustituir una producción cara y contaminante de electricidad, con nuevas energías renovables?

La respuesta ha llegado de la mano de Greenpeace y la Fundación Finanzas Éticas con su web de Alternativas de energía ciudadana contra el cambio climático.

Lo bueno de la energía renovable es que no tienes por qué producirla en tu misma casa para poder contribuir a luchar contra el cambio climático, ya que todo electrón verde que entra en la red eléctrica, evita la producción de otro electrón usando fuentes contaminantes como el carbón, el gas o la nuclear. Hay ya muchas iniciativas en España que permiten instalar nuevas energías renovables en conjunto con otras personas que tienen tu misma inquietud y con casi la facilidad de un click.

Parque eólico, molinos de viento
Imagen de un parque eólico. / EUROPA PRESS - Archivo

Puedes prestar pequeñas sumas a personas que quieren instalar renovables o ser tú mismo co-propietario de una nueva huerta solar o un molino eólico ubicado en el territorio nacional aportando lo que quieras a partir de 100€. Incluso, en algunos casos, una vez construida la nueva planta renovable, aparte de devolverte el dinero que adelantaste, te abaratan la factura de la luz al venderte la electricidad de tu instalación a precio de coste.

En definitiva, lo que hace años parecía una utopía ya se está haciendo realidad y hoy en día, que tengamos o no tejado en propiedad, que tengamos o no grandes cantidades de ahorros, existen opciones para que todo el mundo pueda cambiar la energía sin necesidad de ser expertos.

De hecho, hay estudios que dicen que una de cada tres personas podrían autoabastecerse con energías renovables en España para mediados de siglo, produciendo hasta la mitad de las necesidades eléctricas nacionales. Esto, bien mirado, sería bastante más grande que la mayor de las actuales compañías eléctricas. En su conjunto, daría verdaderamente la oportunidad a la ciudadanía de participar en el sector eléctrico en paridad de condiciones con las grandes corporaciones, poniendo a las personas y el planeta en el centro de la toma de decisiones.

Ojalá veamos ese futuro y que no se deje esperar mucho.

* Sara Pizzinato es patrona de la Fundación Renovables.

Ahora en Portada 

Comentarios