Viernes, 23.08.2019 - 03:41 h

Para limpiar Halloween de caspa hortera, Cádiz nos muestra el camino

El año pasado se pasó tres pueblos el obispado de Cádiz identificando Halloween con el satanismo, pero ahora ha acertado de pleno.

Reconozco que Halloween es un fiesta bastante hortera, pero tengo por costumbre no desaprovechar ninguna oportunidad para celebrar.

Holywins, otra forma de celebrar la víspera del Día de Todos los Santos.

Hace un año critiqué las declaraciones sobre Halloween, seguramente bienintencionadas, de un delegado del Obispado de Cádiz, que calificó la celebración como “la fiesta más señalada del calendario satánico”. Ya lo dejé por escrito entonces, se pasó varios pueblos. Pero este año han acertado de pleno, y en justicia debo señalarlo.

Reconozco que Halloween me parece una fiesta bastante hortera, al menos tal y como está planteada hoy en día. Pero yo tengo por principio no desperdiciar ninguna ocasión para celebrar y disfrutar, a ser posible en compañía.

(Te interesa leer: Halloween no es satánico, sino cristiano como las procesiones o las romerías)

Basta indagar un poco en el significado etimológico de la palabra para encontrar motivos de alegría. Me da la impresión de que eso es precisamente lo que ha hecho el obispado de Cádiz para replantearse su actitud en el sentido que apuntaba el año pasado.

Escribí que la palabra de marras procede de una contracción de la expresión anglosajona All Hallows' Eve, es decir, "víspera de todos los santos". O sea, el 1 de noviembre. Y anotaba la curiosa relación de la palabra 'hallow' (santo) con 'holy' (sagrado) y 'health' (salud).Doctores tiene la Iglesia

En la víspera de Todos los Santos celebramos -o deberíamos celebrar- a la buena gente que ha pasado por el mundo y que ya ha fallecido. Especialmente a los más cercanos, a los que hemos conocido en vida. Consciente de eso, el obispado de Cádiz ha barrido para casa y ha recomendado a las parroquias que organicen una fiesta familiar en donde los niños se disfracen de los mejores, esto es, de sus santos canonizados. Hay tantos que los ‘peques’ tienen donde elegir: San Francisco, Santa Teresa, Santa Mónica, Santo Tomás de Aquino, San Ignacio… doctores tiene la Iglesia.

La idea ha sido exportada de París, curiosa ironía para esos ultramontanos que estaban convencidos de que todo mal procedía de Francia. Un simpático juego de palabras les permite bautizar la fiesta de modo similar: ‘Holywins’ (que podría traducirse del inglés como “la santidad vence”).

Me parece una magnífica forma de dotar de un sentido más humano y útil a la fiesta. Desde luego, mucho mejor que lanzar anatemas contra los que prefieren disfrazarse de bruja, Pedro Sánchez o Mata-Hari. (Lo de Pedro Sánchez no es broma: su careta zombie se está vendiendo como rosquillas por 11,95 euros).

Supongo, eso sí, que conforme avancen los años y se vaya afianzando esta nueva forma de celebrar la víspera de todos los Santos, o Halloween, los niños no se disfrazarán solo de curas, de monjas o de papas, sino de fontaneros, enfermeras, bomberos o padres de familia. Al fin y al cabo, si hablamos de ‘todos los santos’ nos debemos a TODOS, también a los santos anónimos, que son millones. ¿Quién no ha conocido a personas con las que espera encontrarse algún día en un mundo mejor? Yo mismo, y aprovechando la coyuntura, el día 31 me pondré un jersey que hace un par de años heredé de mi difunto padre que aún conservo en perfecto estado de revista. Será mi homenaje particular, cañí y olé.

Pues eso, que cunda el ejemplo de los buenos. Y que viva verdadero Halloween. Sin horteradas, mucho mejor.

Sigue @martinalgarra//

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios