Viernes, 20.10.2017 - 13:01 h

Una lección de Barrio Sésamo para que la entiendan Willy, Ada y Kichi

  • Voy a explicarlo de la forma más amena y sencilla posible. Como en 'Barrio Sésamo'. A ver si lo consigo.
  • Antes que nada, no me caéis mal. Os lo prometo. Willy me hace gracia. A Kichi no lo conozco mucho, y Ada Colau me pareceuna mujer íntegra.
Willy Toledo provoca la polémica con sus tuits sobre el atentado de París

Queridos Willy, Ada, Kichi:

Voy a explicarlo de la forma más amena y sencilla posible. Como en 'Barrio Sésamo'. A ver si lo consigo.

Antes que nada, no me caéis mal. Os lo prometo. No tengo nada contra vosotros. Willy me hace gracia. A Kichi no lo conozco mucho, y Ada Colau me parece una mujer íntegradesde que la entrevisté hace años, aunque no comparta sus ideas.

(Te interesa leer: Ada Colau: "Sólo con presión en la calle podremos detener al lobby financiero"

Pero vamos al grano.

En el fondo, no habéis hecho nada malo. Habéis expresado vuestra opinión sobre un asunto público, el 12 de octubre. Tenéis derecho y lo habéis ejercido. Nada que objetar.

En la forma, habéis cometido dos errores muy graves. Primero, habéis mentido. Segundo, habéis ofendido a millones de personas a las que estoy seguro (o quiero estarlo) no deseabais ofender.Matanzas, asesinatos y ¿genocidio?

Habéis mentido porque, lo mires por donde lo mires, la conquista española no fue un genocidio. Recurro al diccionario de la Real Academia para afirmar que España no urdió ningún "plan para el exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad".

El Reino de España jamás actuó como la Alemania Nazi. La comparación no resiste el mínimo análisis histórico. La palabra 'genocidio' tiene un significado muy concreto. Lo que hizo España en América no aplica en este concepto, lo miréis por donde lo miréis.Vergüenza de estado aquel q celebra un genocidio, y encima con un desfile militar q cuesta 800mil €! #ResACelebrar#ResistenciaIndigena— Ada Colau (@AdaColau) octubre 12, 2015

¿Asesinatos? ¿Crueldades? ¿Matanzas a mansalva? Sí, las hubo y muchas.

¿Genocidio? Rotundamente, no. No usemos las palabras con frivolidad, sobre todo las más serias, porque acabaremos vaciándolas de su contenido real.¿Hubo algo bueno?

Basta viajar a cualquier país de hispanoamérica, mirar la cara de la gente y sacar conclusiones. La mayoría de los hispanoaméricanos son mestizos, cosa que no ocurre en otros países que habían sido colonizados por distintas potencias del momento, como Estados Unidos, Sudáfrica, Angola o Malí. La población mestiza anglosajona-indígena en EEUU es mínima, casi inapreciable.

Por otro lado, entiendo que España y los españoles algo bueno harían en América (hospitales, colegios, universidades…). Por ejemplo, los descendientes de los indios a los cuales los aztecas arrancaban el corazón en las pirámides nos agradecen que dejaran de hacerlo. ¿Nos os parece?Nunca descubrimos América, masacramos y sometimos un continente y sus culturas en nombre de Dios. Nada que celebrar. pic.twitter.com/OvzdLx13u0— José María González (@JM_Kichi) octubre 12, 2015

Además de mentir, habéis ofendido sin necesidad. Hay mil maneras de criticar la conquista de América y otras tropelías cometidas por españoles sin tener que restregárselo en la cara, como si de un sopapo se tratase, justo el día de la Fiesta Nacional.De Cervantes a Ramón y Cajal

En las fiestas nacionales, a la gente le gusta recordar las cosas positivas que ha aportado esa Nación al mundo: sus artistas, sus inventos, sus gestas… todos los países cometen errores, pero el día de la Nación no es el momento para recordarlos, sino para celebrar sus aciertos. Para que los repitan.

¿No es Velázquez un acierto? ¿No lo es Cervantes? ¿No lo es el Padre Ángel? ¿No lo es Pau Gasol? ¿No lo son los voluntarios del chapapote? ¿No lo son los misioneros? ¿No lo fue Ramón y Cajal o Bartolomé de las Casas? ¿No había, en definitiva, nada positivo que recordarnos a los españoles el día en que celebramos ser españoles?

Esto no tiene nada que ver con la censura, sino con una elemental norma de educación. Si recibís a un amigo alemán en vuestra casa, ¿le reprocháis los campos de concentración? Si es inglés, ¿os burláis de su gastronomía? Si es italiano, ¿le preguntáis si alguno de sus familiares pertenece a la mafia? Si es francés, ¿le relatáis el 2 de mayo? Si es judío, ¿os acordáis de Gaza? Y si es ruso, ¿de Stalin?

¿A que no? Pues al resto de los españoles nos pasa lo mismo. No nos gusta que se cisquen en nosotros y en nuestros símbolos, y menos el 12 de octubre.

No somos especiales, chicos, somos como todos.

Por ejemplo, Willy, tú que conoces bien Cuba: ¿qué crees que te pasaría si, públicamente, te "cagaras" en Fidel Castro el 1 de enero, aniversario del triunfo de la Revolución?

Es fácil contestarte: Quizá lo mismo que cualquier otro día.

No es una cuestión de fondo, amigos, sino de forma. De simple educación.

Sigue @martinalgarra

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios