Miércoles, 23.05.2018 - 09:14 h
En Reino Unido

Un suelo con braille y sonido, el invento que ha cambiado la vida de un niño ciego 

El joven Josh de siete años nació invidente y no podía disfrutar de los recreos en el colegio porque no encontraba a sus compañeros en el patio. 

Fotografía de un niño jugando.
Un niño jugando. / Pixabay.com.

“Nunca he podido jugar en el patio con mis compañeros”. Estas eran las palabras de Josh, un niño ciego de siete años para el que los recreos eran sinónimo de soledad.

"Me gusta el pop, el hip-hop, 'Pokemon Go'... y mi momento favorito del día es el recreo", señala a la BBC el pequeño de Reino Unido, que nació con  ceguera.

En el colegio, Josh no podía disfrutar de su momento favorito. El patio es demasiado grande y no podía encontrar a sus amigos... hasta hoy. Ahora su vida, y la de muchos niños con ceguera, cambiará gracias a un invento sin parangón.

La diseñadora Ruby visitó a Josh en su casa y en colaboración con un ingeniero encontró la solución: un pavimento guía.

“¿No sería genial que hiciese más que indicar dónde estamos pisando?”, se preguntó la diseñadora. Pues bien, a este asfalto con líneas para no olvidar dónde se pisa se le añadió sonido. Cuando Josh empieza a andar sobre una fila se reproduce un sonido, el mismo que aparece cuando llega al final de la misma.

300 baldosas, 30 altavoces resistentes al agua y 3,21 kilómetros de cable se instalaron en el patio del colegio para cambiar por completo la vida de Josh.

"Si en algún momento te desvías de una de las filas encuentras otra y la sigue. Sabrás dónde está porque está siempre en el mismo lugar”, indicaba Ruby a Josh.

El resultado ha sido todo un éxito. Ahora Josh puede jugar con sus amigos y disfrutar de los recreos.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios