Viernes, 15.12.2017 - 03:25 h
Adiós a una joya arquitectónica

Una ciudad de 12.000 años de antigüedad será sepultada por el agua en Turquía

La ciudad de Hasankeyf, un tesoro arqueológico por su ciudadela y por sus cuevas en los acantilados, desaparecerá por culpa del ser humano.

Fotografía de la ciudad de Hasankeyf en Turquía.
Fotografía de la ciudad de Hasankeyf en Turquía. / Wikimedia Commons.

Uno de los tesoros arqueológicos más antiguos del mundo está a punto de desaparecer. La ciudad de Hasankeyf en Turquía, testigo de los imperios Romano, Bizantino y Otomano a lo largo de sus 12.000 años de antigüedad, será sepultada por el agua en cuestión de años, y todo debido a la acción del ser humano.

La joya arquitectónica, en la que destacan la ciudadela y unas cuevas talladas en las rocas por el hombre, se borrará del mapa tras la construcción de una presa enmarcada en el ‘Ilisu Dam Project’ con el fin de generar la electricidad que la zona necesita.

Fotografía de la ciudad de Hasankeyf en Turquía.
Fotografía de la ciudad de Hasankeyf en Turquía. / Wikimedia Commons.


Especies animales en peligro de extinción como la tortuga de caparazón blando del Éufrates y el avefría india también serán amenazas por la subida del nivel de agua, según informa de ‘The Guardian’.

La destrucción de los acantilados que rodean la cuidad ha comenzado en medio de la polémica. Sus 80.000 habitantes se oponen a ser reubicados y proyectos internacionales luchan por frenar un proyecto que nació en 1950 y que no se aprobó hasta 2006.

"La presa solo traerá destrucción para nosotros”, explica Eran Ayboga en la 'Smithsonian Magazine' un hidrólogo de la universidad de Bauhaus en Alemania, y portavoz de la iniciativa Keep Hasankeyf Alive. “Pederemos un legado cultural al más alto nivel, no solo local, será global”, añadió.

Fotografía de la ciudadela de Hasankeyf en Turquía.
Fotografía de la ciudadela de Hasankeyf en Turquía. / Wikimedia Commons.

Una electricidad "muy necesaria"

El gobierno turco ha llevado a cabo el proyecto a pesar de las críticas internacionales. La realización se basa en la “acuciante necesidad” de electricidad en la zona, siendo la ciudad asentada a orillas del río Tigris el único lugar factible para la construcción de la presa.

Las autoridades se han comprometido a paliar los daños reubicando a todos los habitantes y construyendo un museo con 300 monumentos de Hasankeyf.

Sin embargo, estas medidas no satisfacen en absoluto ni a los ciudadanos ni a los activistas, que apuran las últimas horas para frenar la inexorable destrucción de la ciudad.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios