Crímenes, asesinatos, delitos... ¿Por qué despiertan tanto interés las noticias de sucesos?

  • "El crimen se ha convertido en algo cotidiano" según Juan Enrique Soto Profesor del grado de criminología de UNIR
  • "Los detalles escabrosos nos llaman poderosamente la atención como seres humanos"
Imagen de archivo (EFE)

Haz una prueba, introduce la palabra "asesinato" en Google, el resultado serán más de 24 millones de páginas que tratan este tema, con "crimen" se alcanzan los 28 y si introducimos "delito" son más de 30 millones de entradas las que tratan el asunto.

"Existe una especie de fascinación por los sucesos y cuanto más cercano al ámbito del espectador, más potente es, porque no es lo mismo informar de un atentado en un lejano país que ha causado docenas de víctimas mortales que un hecho traumático sucedido en una de nuestras ciudades o cometido por alguien que podría ser nuestro vecino", afirma Juan Enrique Soto, analista de conducta y profesor del Grado en Criminología de UNIR, la Universidad Internacional de La Rioja.

[Te interesa: Los 10 mandamientos del buen criminólogo]

Los hechos más atroces son transmitidos en segundos a cualquier lugar del mundo gracias a las nuevas tecnologías y todos nos convertimos en testigos de los incidentes más truculentos casi en tiempo real; expertos o pseudo-expertos debaten ante el público ávido de explicaciones las teorías que tratan de explicar tales comportamientos violentos; se escriben libros o se filman películas dedicados a los asesinos más infames y el producto es devorado por un auditorio impaciente...

"Los detalles escabrosos nos llaman poderosamente la atención, dilucidar el por qué de esas acciones también nos resulta fascinante". explica el experto. "El deseo de comprender los motivos de las acciones criminales de aquellos que nos rodean nos produce una mezcla de atracción-repulsión que incita a ser espectador de éstas. Nos seduce la desgracia en sí, convertida en un espectáculo asombroso al que nos cuesta hallar explicación".'Saben de nada y hablan de todo'

Sin embargo, no siempre estos temas se tratan de la manera adecuada por parte de los medios, ya que el interés que suscitan provoca además que profesionales que no están familiarizados con la materia, se aventuren con teorías cada cual más errónea. Son los tertulianos a los que Soto denomina "pseudo-expertos". "Son capaces de opinar, incluso juzgar, de los temas más variados, como si fueran expertos en todos ellos y eso puede llevar a que determinados temas en los que realmente no son expertos manifiesten teorías o simples comentarios que ante una audiencia predispuesta o quizá no muy informada, pueden generar confusión o ideas erróneas desde el punto de vista del rigor informativo", asegura el profesor. Por este motivo, pide a los profesionales de la comunicación que traten estos temas con "responsabilidad y profesionalidad".

[Te interesa: Se acabó el mito del perfecto delincuente]

En el lado contrario se encuentran los estudios serios en torno a la delincuencia que permiten generar más y mejor conocimiento al respecto. Proliferan las publicaciones científicas, se celebran congresos y simposiums, las universidades se hacen eco de esta inquietud y se diseñan planes de estudio que abordan la cuestión desde todos sus ángulos.¿Por qué el crimen crea fascinación?

Soto señala cómo la Criminología, al menos en nuestro país, provoca en las nuevas generaciones de estudiantes un deseo por entender el fenómeno, estudiarlo y hacer de ese estudio su profesión desde distintos ámbitos de abordaje. "El crimen nos fascina tanto porque no conseguimos entenderlo y esa es una ecuación que al ser humano, inquieto y curioso por naturaleza, impele a actuar porque desea comprender lo que le rodea y aún más si es un fenómeno provocado por otros seres humanos", afirma el profesor.

"Comprender los motivos por los que los individuos cometen delitos se ha convertido en una meta social, del mismo modo que el deseo de curar las enfermedades o satisfacer las necesidades energéticas de la sociedad", afirma Soto y sentencia, "la naturaleza humana nos ofrece siempre un lado oscuro junto a otro más claro, aunque no sea consuelo, siento cierto sosiego al comprobar que palabras como "amor", "amistad" o "paz" alcanzan resultados en Google tales como 452 millones, 90 y 367, respectivamente".

Ahora en Portada 

Comentarios