Un grafólogo analiza la letra de Rosario Porto: 'No hay rasgos de particular hostilidad o perversión'

  • Manuel J. Moreno, Psicólogo, Perito calígrafo y Grafoanalista, ofrece un breve estudio de la grafía de la madre de Asunta Basterra

La evaluación grafológica o grafopsicológica de una escritura o de una firma auto-gráfica conlleva básicamente tres momentos o procesos:

Observación en global y en detalle del material documental objeto de estudio.Inventario o registro de variables grafonómicas -de todos los fenómenos gráficos relevantes presentes en dicha escritura-, estando especialmen atento a los rasgos gráficos más idiosincrásicos y a las variables más sobresalientes -v. dominantes-.Valoración e interpretación del perfil psicológico que el registro y la consideración de dichas variables grafonómicas permitan inferir.Precauciones:

El estudio grafológico debe hacerse desde un proceder desprejuiciado, estando atento a no caer en los sesgos de confirmación o de anclaje y ajuste -sesgo de confirmación: querer ver y confirmar un punto de vista basado en un juicio previo. Sesgo de anclaje y ajuste: tomar partido subjetivamente por una idea y acomodar posteriormente los hallazgos a dicha idea de partida.-En relación a la carta de Rosario Porto:

Independientemente de que haya que presumir un cierto cuidado general en el orden del conjunto de este escrito en vista del destinatario al que va dirigida, el análisis grafonómico de esta escritura puede ser descrito en los siguientes términos: Se trata de una escritura cuya escenografía gestual general se presenta ordenada, proporcionada, clara, legible, básicamente armoniosa, con un margen derecho muy controlado -variable dominante y significativa para la interpretación-.

Es de dimensiones reducidas, tanto en relación al tamaño de zona media como al tamaño absoluto. Formas curvilíneas o redondeadas, con anillados frecuentes dentro de los óvalos -rasgo a tener en cuenta-, arqueada. Escritura de caligrafía sencilla en la que predomina la forma sobre el movimiento, sin ser estática. Presencia de rasgos combinados -no muchos-, de cohesión agrupada aunque con tendencia a la yuxtaposición de las letras.

Orientación espacial de las líneas ascendente y ondulada -algunas palabras se presentan con la línea de pauta sinuosa-, la inclinación axial de las letras es ambivalente -otra de las variables dominantes y significativas en la valoración e interpretación-, velocidad pausada, especialmente frenada en el final del renglón, movimiento flotante.

Presión de tensión básica, con cierta flojedad en ciertas zonas del trazado. Tendencia al arqueamiento dextrógiro de los trazos verticales. El conjunto es básicamente armonioso aunque poco diferenciado, con un dinamismo pobre, refrenado.

La firma presenta un formato diferenciado del texto en cuanto a su tamaño -es habitual en las firmas respecto del texto-, muestra dos 'R' mayúsculas, y dos 't' minúsculas entre las que media una 'o'. Las letras 't' evidencian las mismas propiedades grafonómicas y ductus que las presentes en el texto, con los mismos momentos gráficos de ataque y escape, arqueamiento y ductus característico.

Carece de rúbrica y se encuentra en la zona derecha de la caja de escritura precedente y en las proximidades del texto.Interpretación. Breves reflexiones grafológicas acerca de esta carta:

De esta carta y del perfil psicológico con el que se pueden relacionar los gestos en ella observados, se pueden inferir algunas cosas que vamos a señalar a continuación.

Pero, antes de ello, es muy importante dejar claro, que hay cosas que, desde un punto de vista grafológico, en modo alguno se pueden inferir, deducir o vincular ni causal ni correlacionalmente con este escrito -texto y firma-.

Así, resulta sin fundamento afirmar que las variables grafonómicas de esta escritura y su significación grafológica, tengan concomitancias de algún tipo con la conducta que se le supone a su autora, Rosario Porto. Independientemente de que los hechos que se le imputan sean ciertos o no, lo que es seguro es que esta escritura ni da cuenta de los mismos, ni justifica un perfil actitudinal afín a dichos comportamientos.

No existe ninguna anormalidad, ni misterio alguno, ni rasgos de particular hostilidad o perversión en la escenografía gestual de este texto y de esta firma.

Si tuviésemos que valorar sucintamente, como se nos ha pedido, el perfil actitudinal de la autora de este escrito, podríamos decir que, uno de los gestos gráficos más elocuentes en este texto, es una marcada necesidad de control del margen derecho, lo que podría traducirse por una correspondiente necesidad de ejercer estrecha y estratégica atención al alcance de sus actos, intervenciones o palabras sobre los demás. No se dejan las cosas a la improvisación ni se siente comodidad en la espontaneidad o flexibilidad en las interacciones sociales.

La ambivalencia de la inclinación, podría denotar y relacionarse con la existencia de señaladas, activas y cotidianas tendencias contrapuestas en la personalidad de esta escribiente que comprometen una búsqueda incesante de autocontrol y mantenimiento de la compostura -se busca infructuosamente verticalidad en las letras-.

La combinación como modo de enlace funcional, personalizado, que se observa en algunas palabras, corresponde a un cociente intelectual positivamente orientado, capaz de relacionar, asociar y hacer inferencias lógicas adecuadamente realistas e incluso ingeniosas.

El conjunto escritural evidencia buena adaptación al entorno social, buen manejo de los recursos -quizás con excesivo control y preocupación por el gasto-, adaptabilidad a los cambios, cierta inestabilidad emocional compensada mediante normas y pautas de conducta disciplinadas, tendencia a la introversión y sociabilidad limitada o restringida a los propios intereses. Predominio de valores tradicionales.

Tendencias oposicionistas o refractarias a la presión social. Se rechaza o hace especial resistencia a las presiones emocionales de otros -arqueamiento dextrógiro de hampas- y se rinde homenaje a través de un talante proclive a la autonomía, independencia y autosuficiencia, pero sin afectación.

La grafonomía observable en la firma, refuerza el criterio relativo a una orientación tipológica introvertida, a la vez que informa de positiva auto-estima, cierta altivez y ambición, pragmatismo, fortaleza y resistencia caracterológica e intenso ejercicio permanente de auto-control.

Análisis realizado por Manuel J. Moreno para lainformacion.com
Psicólogo y Grafoanalista
Perito Calígrafo Judicial
Presidente del Instituto de Grafología Analítica y de la Asociación Colegial de Peritos Calígrafos de Asturias

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios