Así castiga cada país a los menores cuando cometen un delito

Existen diferencias al establecer la edad penal: desde los 7 años en Suiza a los 18 en Bélgica, pasando por los 14 en España.

Así castiga cada país a los menores cuando cometen un delito
Así castiga cada país a los menores cuando cometen un delito

La brutal paliza recibida por una niña en Palma de Mallorca por un grupo de menores de entre 12 y 14 años ha vuelto a revivir el debate sobre la edad penal, es decir, a la que un menor empieza a ser considerado como responsable penalmente de sus actos.

Así, existen numerosas diferencias entre los distintos ordenamientos jurídicos europeos: desde los ocho años en Escocia a los dieciocho en Bélgica, pasando por los catorce en España y Alemania o los diez en Inglaterra.

Suiza no considera penalmente responsables a los niños menores de siete años, pero regula un régimen sancionador diferente para niños de siete a 14 años, con penas más bajas, y para adolescentes de 15 a 18 años. Normalmente, este país apuesta por medidas de reinserción, terapéuticas y educativas, aunque en los casos más graves los menores pueden ser internados en un centro.

En un punto intermedio se encuentra Suecia, cuyo sistema de justicia penal juvenil prevé una edad mínima de responsabilidad penal, que se alcanza al cumplir los 15 años.

En el caso de Bélgica, aunque considera a los menores de 18 años penalmente irresponsables, regula el internamiento en régimen cerrado reservado a mayores de 12 años; mientras que en Grecia, los niños menores 13 años no pueden ser considerados penalmente responsables de un delito y sólo pueden ser objeto de medidas educativas.Francia, a partir de 13 años

En Francia, por su parte, se ha fijado la edad penal en 13 años y se ha prohibido mantener en detención provisional a un menor de 16 años. No obstante, existe un régimen civil especial para los menores de 13 años, que podrán ser interrogados por la policía en situación de retenidos.

Además, no existe un código específico para menores, sino que se les aplican las mismas penas que a los adultos, aunque con una considerable atenuación, modelo seguido por los países escandinavos.

Por ejemplo, si la pena a imponer por el delito fuera de cadena perpetua, se puede castigar a los mayores de 13 años con una pena de prisión de hasta 20 años.

En Holanda, se considera que un niño menor de 12 años no tiene capacidad para cometer un delito, y por lo tanto, cuando se presenta uno de estos casos ante las autoridades policiales, se desestima automáticamente.

Los casos se remiten a los servicios sociales, a los servicios médicos si la conducta del niño se debe a trastornos emocionales, o al Consejo para la Protección de la Infancia cuando la conducta del niño se deba atribuir a abusos o a su dependencia de drogas o alcohol.

En Inglaterra, la competencia de los Tribunales de Menores está circunscrita al menor de edad penal, es decir, a los niños y jóvenes de edades comprendidas entre los 10 y los 17 años.

No obstante, entre los 10 y los 14 años, los menores son "niños" desde el punto de vista legal; entre 15 y 16 años son "jóvenes", y los que cuentan entre 17 y 20 años son "semi-adultos".

Así, para poder perseguir a un "niño" ante los Tribunales de Menores, hay que demostrar que en el momento de la comisión del delito tenía capacidad para discernir y era consciente de que estaba actuando mal. Con respecto a los "jóvenes", sin embargo, se parte de la presunción de que tienen capacidad de discernimiento, y en su caso, es la defensa la que tiene que demostrar lo contrario.

En cuando a los "semiadultos", son tratados procesalmente como adultos, pero a la hora de imponer la sanción se recurre al sistema de sanciones vigente en el derecho penal juvenil.

Además, en Inglaterra e Irlanda los tribunales de menores pueden imponer sanciones a padres y tutores, si se prueba que una falta deliberada en el cuidado y control del niño ha contribuido a la conducta delictiva del menor.En Italia y Alemania, los 14 años marcan la diferencia

En Italia, el código penal italiano otorga competencia a los tribunales de menores para conocer de todos los casos contra menores de 18 años sin hacer referencia al límite mínimo de responsabilidad penal.

Sin embargo, más adelante en su articulado recoge la edad de 14 años, declarando inimputables a los menores que no hayan alcanzado esa edad.

Por su parte, en Alemania, el Derecho Penal Juvenil Alemán distingue tres categorías. En primer lugar, los menores de 14 años llamados "impúberes" se consideran incapaces de culpa, y por lo tanto, queda excluida la posibilidad de llevar un proceso jurídico penal contra ellos.

En segundo lugar, a los 14 años, los menores empiezan a ser responsables penalmente y, a partir de esa edad, se distinguen dos grupos: los jóvenes (entre 14 y 17 años) y los semiadultos (entre 18 y 20).

Conforme a la ley, cuando un "joven" es detenido, será necesario constatar si en el momento de la comisión del delito era lo suficientemente "maduro" para tener conocimiento del carácter ilícito del hecho.

Los semiadultos son considerados y tratados como menores cuando, en el momento de la comisión del delito, su desarrollo mental correspondía al de un joven.En Estados Unidos, depende de cada Estado

Quizá el caso más polémico sea el de Estados Unidos, que deja al criterio de cada Estado la fijación de una edad penal.

Así, 33 Estados no tienen fijada una edad mínima de responsabilidad penal, lo que permite teóricamente a cualquier niño ser condenado a penas de cárcel sea cual sea su edad.

Entre los estados que sí fijan una edad mínima, Carolina del Norte tiene la edad más baja, 7 años, mientras que Wisconsin tiene la más alta, 10 años.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios