Miércoles, 22.11.2017 - 14:15 h

El 16% de los atracos que se producen en comercios y empresas son de la Costa del Sol, según un estudio

La Costa del Sol es una de las regiones con más asaltos de España, registrando el 16 por ciento de los atracos que se producen en comercios y empresas.

Así lo ha revelado el estudio realizado por la Central Receptora de Alarmas (CRA) de Techco Security. Otras zonas afectadas por estos delitos son el corredor Mediterráneo --Cataluña y Valencia--, que encabezan este ranking con un 54 por ciento; Centro --Madrid y provincias limítrofes--, con un 13 por ciento; y Canarias, con un ocho por ciento.

En total, la CRA ha señalado que el 13 por ciento de los delitos que se producen en las compañías de toda España son atracos. Aunque, tradicionalmente, los asaltos con violencia han sido delitos asociados a bancos y joyerías, en los últimos años, los atracadores y las bandas organizadas han comenzado a fijarse en otro tipo de establecimientos como estaciones de servicio, perfumerías, talleres, bares, entre otros.

En concreto, los datos de CRA han constatado que las estaciones de servicio representan casi la mitad de los avisos --48,6 por ciento-- que recibe Techco Security. Sin duda, la ubicación en el extrarradio de muchas estaciones, su disposición de dinero en metálico, sus amplios horarios, la facilidad para estacionar los vehículos y la proximidad a autovías y carreteras para huir, hacen que sean uno de los negocios "favoritos" para los delincuentes.

Otro sector afectado por los delincuentes más violentos sigue siendo el bancario, ya que uno de cada cinco atracos --19 por ciento-- se produce en sus sucursales y oficinas. Les siguen las perfumerías y locales de apuestas y juegos de azar --ambos con un ocho por ciento de los asaltos registrados--, y las farmacias, joyerías y supermercados, que comparten 2,7 por ciento de los avisos cada uno.

DIFERENCIAS

No obstante, no todos los atracos siguen las mismas pautas. Según los datos de Techco Security, los delincuentes más preparados y con un equipamiento sofisticado se centran en los establecimientos con más seguridad.

Así, los atracadores de sucursales bancarias y joyerías portan armas de fuego y suelen ir disfrazados, mientras que los de estaciones de servicio y otros comercios se limitan a ocultar su rostro y a amenazar con armas blancas --cuchillos, hachas, hoces--.

Por último, la tipología del comercio también influye en el horario del asalto. Los momentos más vulnerables para las sucursales bancarias --a primera hora del día o antes del cierre-- suelen ser aprovechados por los delincuentes, mientras que en el resto de comercios los asaltos se producen por la tarde, especialmente entre las 20.00 y 22.00 horas.

Ahora en portada

Comentarios