Lunes, 20.11.2017 - 09:10 h

May se compromete a aportar al presupuesto de la UE hasta 2020 y a aceptar en parte la jurisdicción del TUE

La primera ministra británica, Theresa May, ha confirmado este viernes que su país seguirá contribuyendo al prespuesto de la Unión Europea hasta al año siguiente de su fecha prevista de salida del bloque (marzo de 2019) y se ha declarado dispuesta a admitir los dictámenes del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) en cuestiones aplicables a los ciudadanos de la UE residentes en Reino Unido, pero no en los casos que involucren directamente a su país con el eurobloque.

La mandataria ha realizado estas declaraciones durante su visita a la ciudad italiana de Florencia, durante un discurso en el que ha contextualizado la nueva etapa histórica que comenzará en Reino Unido tras el proceso de salida de la UE, equiparable a la explosión renacentista en la capital toscana.

May ha aprovechado para ratificar las líneas generales de las negociaciones de salida con la UE, una estructura en la que Reino Unido "jamás se ha sentido completamente en casa" y que "nunca ha formado parte de la historia nacional" del país.

Con todo, la primera ministra ha reiterado que Reino Unido nunca terminará de desvincularse con las naciones europeas gracias a los valores que comparten. "Podremos dejar la UE, pero no vamos a dejar Europa", ha manifestado May, antes de destacar que "el éxito de la Unión Europea va en beneficio de Reino Unido".

En lo que a la jurisdicción del TUE se refiere, May ha querido dejar claro a los ciudadanos de la UE que está capacitada para prometer que los tribunales británicos tengan en cuenta los dictamens de la corte europea para garantizar "una interpretación consistente de la ley".

Sin embargo, May ha puesto límites a las competencias del TUE cuando, en lugar de los ciudadanos, entren en conflicto los intereses de Reino Unido y del bloque europeo, y ha propuesto la creación de un mecanismo alternativo ya que esta clase de rivalidad no puede quedar a expensas ni de la decisión de los tribunales británicos ni de la corte europea.

Ahora en portada

Comentarios