Miércoles, 14.11.2018 - 08:49 h

Este es el desgarrador relato de la joven violada en San Fermín

"Me rodearon los cuatro y me tiraron al suelo, en esa posición me quitaron el sujetador y me quitaron los botones del pantalón", dice la chica en su denuncia.

Aunque no le llegaron a pegar, uno le sujetaba la cadera y otro le sujetaba el cuello. "Estaba bloqueada debido a la situación", concluye.

Estos son los presuntos violadores

"Intenté escaparme, pero no pude. Me taparon la boca para que no gritara". Así arranca la desgarradora denuncia de la víctima de una presunta agresión sexual en Pamplona a la que ha tenido acceso El Español.

La chica había llegado a Pamplona a las 18.30 del día 6 en coche desde Madrid con un amigo, que en torno a una de la mañana se fue a dormir al vehículo. Ella, por su parte, se encontró con unos amigos de la universidad, pero les perdió de vista a las 3 de la madrugada.

Cansada de la fiensta, se sentó en un banco, donde un chico hablaba con otros tres jóvenes que estaban de pie. El que estaba sentado comenzó a hablar con ella. "¿Qué haces en San Fermín?, ¿de dónde eres?", dice que le preguntó.

A los cuatro los describió de la siguiente manera: El que habló con ella es de "complexión fuerte, 165 cm de altura, pelo corto y castaño con un tatuaje en el abdomen de semi esfera con unas letras gruesas". "Otro medía 160 cm, ojos claros pelo castaño y corto, barba de tres días, delgado, reloj con esfera muy grande y un tatuaje parecido al del primero". "El más alto de los cuatro mide unos 175, muy moreno de piel, pelo corto, barba frondosa, ojos oscuros y un gorro rojo". "El último era moreno de piel, pelo corto rapado y sin barba".

En un momento determinado, se ofrecieron a acompañarla al coche, argumentando que ellos también dormían en un vehículo. Mientras caminaban ella iba por detrás hablando con el joven del reloj grande y los otros tres iban adelantados.

Sin embargo, la chica comenzó a sentirse molesta con la actitud de sus acompañantes. Según su versión, comenzaron a agarrarla de los hombros, por lo que ella intentó desviarse del camino, aunque ante la insistencia de los chicos consintió en que siguieran caminando con ella.

A la altura del número 5 de la calle Tafalla, el joven del reloj grande con el que había ido hablando todo el trayecto le agarró por un brazo y otro chico de los que había conocido en el banco le agarró por el otro brazo y la metieron en el portal.

La chica, asegura el relato recogido por El Español, intentó soltarse pero no pudo, tampoco pudo gritar porque el chico del reloj le tapaba la boca. "Una vez dentro me rodearon los cuatro y me tiraron al suelo, en esa posición me quitaron el sujetador y me quitaron los botones del pantalón", prosigue mientras explica cómo le obligaron a tener relaciones sexuales.

Aunque no le llegaron a pegar, uno le sujetaba la cadera y otro le sujetaba el cuello. "Estaba bloqueada debido a la situación", concluye.

Acto seguido los cuatro se marcharon corriendo del lugar, ella se levantó del suelo y se puso bien la ropa y salió a la calle. Buscó su móvil, pero no lo encontró. Se sentó en un banco a llorar y pareja que pasaba por ahí llamó a la Policía después de que les contase lo que le acababa de suceder.

Los cinco acusados de la agresión de la joven se encuentran en prisión provisional.

Ahora en Portada 

Comentarios