El empresario español habría sido descuartizado en su piso de Argentina

La desaparición de siete cuchillos y los rastros de sangre en la vivienda de Roberto Fernández Montes apuntan a que fue mutilado por sus homicidas en el baño.

Existen sospechas judiciales de que hasta cuatro hombres podrían haber participado del asesinado. El móvil del homicidio es el económico, según todos los indicios.

Santiago Corona, yerno de la víctima, sería el autor intelectual del crimen.

Roberto Fernández Montes, empresario español que fue brutalmente asesinado y calcinado a sus 67 años, el pasado sábado en Buenos Aires, Argentina, habría sido descuartizado por sus agresores en el baño de su vivienda.

Así se desprende de los resultados preliminares de la investigación. Los peritos consideran que la desaparición de siete cuchillos de la cocina del apartamento donde la víctima residía resultan claves para comprender cómo ocurrió el asesinato y qué pasó posteriormente con el cuerpo.

Si bien el crimen se encuentra prácticamente resuelto (todos los indicios apuntan a que el yerno de la víctima fue el mentor del homicidio, ayudado por otros cómplices y un autor material del hecho) la Policía Federal en Buenos Aires intenta reconstruir ahora cómo fueron los pasos anteriores y posteriores al suceso.

La Justicia argentina ya tiene en su poder el vídeo que muestra a Santiago Corona -yerno de la víctima-, el día del crimen, bajando un bulto enorme (cubierto por una manta) en un ascensor del apartamento donde Fernández vivía con Giselle, una de sus hijas. Acto seguido lo introdujeron en el maletero de un vehículo que estaba aparcado en el garaje de ese edificio.

Ahora, todas las sospechas apuntan a que antes de introducirlo en el coche, los asesinos seccionaron con cuchillos el cuerpo de la víctima, con el objetivo final de calcinar el cadáver, que finalmente apareció quemado a las afueras de Buenos Aires, en una zona rural de la localidad bonaerense de Cañuelas.

El abogado de la familia de Fernández Montes, Matías Morla, acaba de aportar nuevos y escalofriantes datos en la causa judicial: de la casa de la víctima desaparecieron nada menos que siete cuchillos. Por los rastros de sangre hallados en la vivienda del empresario, podría deducirse que los asesinos lo descuartizaron en el baño, minutos después de haberlo matado, según ha sugerido el letrado.

Por otra parte, con dos detenidos en la causa (el mencionado Corona y el mecánico César Ricardo Arce López, cómplice del hecho, para la investigación) la Policía busca a un tercer hombre. Se trata de Pedro Ramón Fernández, alias 'El carnicero', quien sería otro de los colaboradores del asesinato. Este hombre, de nacionalidad paraguaya, por ahora sigue prófugo.

De todas formas, según fuentes judiciales, la mira de los investigadores se centra en averiguar también si no hubo otra persona más involucrada en el hecho. Según ha explicado el propio abogado Morla, es muy posible que en el homicidio haya un cuarto implicado, cuyo nombre sería "Gabriel", que habría colaborado en el episodio, principalmente en la fase de traslado y calcinamiento del cuerpo. Esto aún no ha sido confirmado oficialmente por los investigadores.

Roberto Fernández Montes, natural de la localidad lenense de Vega del Ciego, residía desde pequeño en Argentina. Todo apunta a que el móvil de su crimen fue económico. Santiago Corona, su yerno, llevaba las cuentas de la empresa familiar que la víctima había fundado, dedicada al alquiler de máquinas de construcción. Las aparentes maniobras opacas del principal sospechoso del caso dejaron al emprendimiento al borde de la quiebra.

Corona habría efectuado diversas operaciones fraudulentas en los últimos nueve meses. Sus acciones dejaron al borde de la quiebra a la compañía 'Mini Val'. Las deudas superaban ya los 60.000 euros y, según se desprende de la causa, su suegro pensaba denunciarlo ante la Policía. Por este motivo, su yerno decidió planificar el asesinato. Finalmente, lo concretó.

Ahora en portada

Comentarios