Operación Tándem

El juez abronca a Villarejo por querer invalidar información sensible del caso

Le reprocha que, pese a su insistencia, todavía no le ha precisado cuál es el peligro real de analizar toda la documentación que obra en la causa.

El comisario José Manuel Villarejo
El comisario José Manuel Villarejo lleva en prisión desde noviembre. / EP

El comisario jubilado José Manuel Villarejo no quiere que el magistrado Diego de Egea, que le investiga en la causa 'Tándem', acceda al contenido de los dispositivos digitales incautados en los registros de sus domicilios de Madrid y Estepona porque contienen información sensible que podría comprometer la seguridad nacional.

Sin embargo, esta respuesta no termina de convencer al juez instructor el cual, en una providencia al que ha tenido acceso La Información, le ha abroncado  porque, pese a los “sucesivos requerimientos” para que detalle el riesgo real de acceder a dichos dispositivos, el comisario se ha limitado a decir que existen unos peligros intrínsecos “por su condición de colaborador con las instituciones del Estado”.

De esta forma el magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 le acusa de no colaborar con sus reclamaciones y limitarse a insinuar que existe un riesgo real de acceder a toda la información incautada por agentes de la policía tras su detención en noviembre del pasado año y contenida en discos duros de su ordenador, 'pendrives', microcintas y otros soportes de almacenamiento.

Con todo, el juez recuerda que el material al que tienen acceso las partes de la causa se limita exclusivamente al obtenido como resultado de las actuaciones y dice que el acceso a toda la documentación restante se ponderará en una resolución aparte en la que se detallarán las garantías a adoptar para proteger la privacidad de las personas implicadas la investigación.

Archivo de la pieza 'Carol'

La respuesta del juez a la falta de colaboración de Villarejo se produjo días antes de que decidiera archivar de manera provisional la pieza número cinco de la investigación, bautizada con el nombre de Carol y relativa a las conversaciones mantenidas entre Corinna zu Sayn-Wittgenstein y el propio Villarejo en Londres en el año 2015.

El magistrado, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, sobreseyó esta parte de las pesquisas porque consideró que las revelaciones de la princesa acerca de que el Rey Emérito quería utilizarla como testaferro, no tenían un sustento real. Es más, apuntó que se produjeron seis años después de la “ruptura de relación de amistad” entre ambos, por lo que esto pudo haber “motivado” su confesión.

Con todo, el juez mantiene la instrucción de la causa principal y las otras cuatro partes que integran esta investigación dirigida principalmente contra Villarejo por los delitos de pertenencia a organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales, además del comisario en el aeropuerto de Barajas Carlos Salamanca y el comisario Enrique García Castaño, conocido como 'El Gordo'.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios