La ONU anima a Arabia Saudí a avanzar en "la igualdad sustantiva" entre mujeres y hombres

La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, ha celebrado este miércoles la decisión del rey Salman de Arabia Saudí de permitir que las mujeres conduzcan y ha confiado en que sea el inicio de "un viaje hacia la igualdad sustantiva".

Mlambo-Ngcuka ha aplaudido la medida por considerar que es "un esperado hito que pone a la par a las mujeres con sus compatriotas masculinos en esta área de la vida pública y les da el derecho a tener habilidades de supervivencia que nunca se les deberían haber negado".

"La capacidad de moverse con independencia dentro de un país es un paso vital para otras libertades a las que tienen derecho como actores económicos, políticos y sociales y que beneficia a toda la sociedad en su conjunto", ha dicho la jefa de la agencia de Naciones Unidas en un comunicado.

"Confiamos en que esto sea ahora el inicio de un viaje hacia la igualdad sustantiva para las mujeres y las niñas de Arabia Saudí, con más acceso a los espacios públicos, una mayor participación en el mercado de trabajo y una vida libre de violencia en todas las esferas", ha dicho la política sudafricana.

El monarca árabe emitió el martes un decreto en el que ordena crear un órgano interministerial para idear en un plazo de 30 días una reforma que será llevada a la práctica en junio de 2018, según la nota difundida por la agencia oficial de noticias SPA. "Arabia Saudí permite a las mujeres conducir", ha confirmado el Ministerio de Exteriores en Twitter.

El rey Salman ha puesto fin así a la prohibición 'de facto' que rige sobre las mujeres, ya que las leyes no vetan expresamente que las mujeres conduzcan, pero los ciudadanos del reino están obligados a tener una licencia que las autoridades sólo conceden a los hombres.

Arabia Saudí se rige por una interpretación estricta del islam que penaliza de forma especial a las mujeres, que quedan supeditadas a la tutela de un hombre y deben ir completamente cubiertas. Los códigos morales en vigor restringen en gran medida su participación en la vida pública.

En su decreto, el rey Salman ha mencionado expresamente que su anuncio no incumple los preceptos de la 'sharia' o ley islámica y ha asegurado que cuenta con el visto bueno de las principales autoridades religiosas.

Ahora en portada

Comentarios