La federación europea de periodistas denuncia un creciente oligopolio de los medios de comunicación


La denuncia del aumento de la concentración de la propiedad de los medios europeos en manos de unos pocos grupos de comunicación es este año el objetivo central de la jornada europea 'En pie por el periodismo', que ha convocado para este jueves la Federación Europea de Periodistas (FEP).
En esta séptima edición de 'En pie por el periodismo', la FEP quiere denunciar ”los peligros que acarrea la creciente concentración en la propiedad de los medios de comunicación en Europa, y su impacto en la calidad del periodismo y en el grave deterioro de las condiciones de trabajo de los profesionales”, según informa en un comunicado la Federación de Sindicatos de Periodistas de España (FeSP), miembro de la FEP.
“En España también existe esa concentración, y buena prueba de ello es el caso de Atresmedia y Mediaset, dos cadenas que consiguen el 60% de las audiencias televisivas con sus diversos canales y se llevan el 87% de los ingresos”, señala la FeSP.
Para esta entidad, la situación se agrava en España “porque no existe ninguna ley que regule el derecho a la información y el periodismo profesional, un hecho que, salvo contadas excepciones, no se da ni en la Unión Europea ni en gran parte del mundo”.
La FeSP pide al Gobierno y a los grupos parlamentarios que promuevan con urgencia una legislación en estas materias acorde con una democracia moderna. “No tendrán que inventar nada, solamente analizar las normativas que existen en otros países y trasladarlas a España. En Europa, el último caso es el Reino Unido, con la promulgación de la ‘Royal Charte’ que entrará en vigor el próximo 1 de enero. También tienen todas las disposiciones comunitarias y valiosísimos informes de organismos tan solventes como la Unesco”, agrega el comunicado.
En este 5 de noviembre, la FeSP hace un llamamiento a los periodistas y al conjunto de la sociedad para que reclamen y apoyen medidas que permitan favorecer el pluralismo en los medios y eviten la concentración de la propiedad en manos de unos pocos que utilicen la información en beneficio propio, sea por sus intereses económicos o políticos y no como un bien social.

Ahora en portada

Comentarios