Miércoles, 18.10.2017 - 17:26 h

Ayuntamiento, músicos, vecinos y hosteleros se unen para reclamar al Principado que autorice la música en vivo

El Ayuntamiento de Oviedo se ha sumado a asociaciones de músicos de Asturias, vecinos y hosteleros para reclamar al Gobierno asturiano que autorice la música en directo en los locales de ocio. De esta forma han logrado la "posición común" que el Principado reclamaba para modificar la normativa.

Representantes de todos los sectores implicados han presentado este viernes en rueda de prensa el manifiesto conjunto que, bajo el lema 'Ni un acorde de menos, ni un decibelio de más', busca acabar "de forma urgente" con una situación "absurda" por la que un local debidamente insonorizado para emitir música grabada hasta 90 decibelios tiene prohibido emitir música en vivo "aunque se trate de una simple flauta".

La presidenta de la Asociación de Vecinos Oviedo Redondo, Belén Suárez, ha sido la encargada de leer el manifiesto, junto al concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos; la concejala de Participación, Ana Taboada; y el de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo. Les acompañaron el músico Nacho Vegas; el representante de la Asociación de músicos de Oviedo, Jorge Otero; y la presidenta de la Agrupación de Abogados Jóvenes de Oviedo, María López-Castro.

Con este manifiesto conjunto y las 14.000 firmas que lo acompañan, quieren trasladar la imagen de unidad al Principado para que aclare "definitivamente" si el decreto vigente permite o no la música en vivo en locales con licencia de música amplificada y que armonice la redacción del decreto de 1985 sobre Medio Ambiente con la Ley de Espectáculos.

"Solicitamos el apoyo explícito de la Viceconsejería de Cultura para que lidere este proceso y logre dar solución al problema más acuciante. No podemos permitir que la música en directo, una manifestación artística de primer orden, se vea obligada a desarrollarse en la inseguridad jurídica permanente", ha indicado Belén Suárez.

Por su parte el edil de Cultura ha evidenciado la posición "unánime" de todas las partes reivindicando la música en vivo. "Queremos vivir en un municipio joven, que no sea un geriátrico", ha señalado, para después preguntarse por qué, si está resuelto el problema en la calle no lo está en los locales.

Ahora que la posición del Ayuntamiento está clara, ha explicado, se requiere la "sensibilidad" del Gobierno asturiano para que abra la negociación con todos los ayuntamientos de Asturias, con grupos culturales y el resto de instituciones. "El consenso que se pedía hace meses está conseguido con la clara voluntad de cumplir la normativa", ha subrayado.

En la misma línea se ha manifestado Taboada, reclamando que Oviedo sea una ciudad "moderna" que esté al nivel de las ciudades europeas "para expresar en vivo respetando el descanso ciudadano".

Desde el mundo académico, el profesor del Conservatorio Superior de Música Eduardo Martínez Torner, Roberto Martínez, ha lamentado que la normativa vigente impida que sus alumnos tengan un lugar en el que tocar de forma legal. "No tiene ni pies ni cabeza", ha criticado.

LA NORMATIVA

El manifiesto firmado refleja que todas las organizaciones están "tan a favor de la música y la cultura como del derecho al descanso y la buena convivencia". La música, piden, "no puede estar injustamente perseguida y criminalizada por el Principado bajo el pretexto de que se trata de un problema de ruidos, porque no lo es".

La prohibición, explican, procede de la legislación autonómica de Espectáculos (Decreto 91/2004) y Medio Ambiente (Decreto 99/1985), cuya redacción, a su juicio "no es suficientemente clara" ni está armonizada con la Ley de Espectáculos 8/2002.

El colectivo ha dado un plazo de "tres semanas" al Principado para que se manifieste sobre este asunto. De lo contrario, ha afirmado Jorge Otero, "no descartan" ocupar la calle "desde la Renfe hasta la calle Fruela" con un concierto. "Que no nos obliguen porque lo haremos", ha asegurado.

Representantes de todos los sectores implicados han presentado este viernes en rueda de prensa el manifiesto conjunto que, bajo el lema 'Ni un acorde de menos, ni un decibelio de más', busca acabar "de forma urgente" con una situación "absurda" por la que un local debidamente insonorizado para emitir música grabada hasta 90 decibelios tiene prohibido emitir música en vivo "aunque se trate de una simple flauta".

La presidenta de la Asociación de Vecinos Oviedo Redondo, Belén Suárez, ha sido la encargada de leer el manifiesto, junto al concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos; la concejala de Participación, Ana Taboada; y el de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo. Les acompañaron el músico Nacho Vegas; el representante de la Asociación de músicos de Oviedo, Jorge Otero; y la presidenta de la Agrupación de Abogados Jóvenes de Oviedo, María López-Castro.

Con este manifiesto conjunto y las 14.000 firmas que lo acompañan, quieren trasladar la imagen de unidad al Principado para que aclare "definitivamente" si el decreto vigente permite o no la música en vivo en locales con licencia de música amplificada y que armonice la redacción del decreto de 1985 sobre Medio Ambiente con la Ley de Espectáculos.

"Solicitamos el apoyo explícito de la Viceconsejería de Cultura para que lidere este proceso y logre dar solución al problema más acuciante. No podemos permitir que la música en directo, una manifestación artística de primer orden, se vea obligada a desarrollarse en la inseguridad jurídica permanente", ha indicado Belén Suárez.

Por su parte el edil de Cultura ha evidenciado la posición "unánime" de todas las partes reivindicando la música en vivo. "Queremos vivir en un municipio joven, que no sea un geriátrico", ha señalado, para después preguntarse por qué, si está resuelto el problema en la calle no lo está en los locales.

Ahora que la posición del Ayuntamiento está clara, ha explicado, se requiere la "sensibilidad" del Gobierno asturiano para que abra la negociación con todos los ayuntamientos de Asturias, con grupos culturales y el resto de instituciones. "El consenso que se pedía hace meses está conseguido con la clara voluntad de cumplir la normativa", ha subrayado.

En la misma línea se ha manifestado Taboada, reclamando que Oviedo sea una ciudad "moderna" que esté al nivel de las ciudades europeas "para expresar en vivo respetando el descanso ciudadano".

Desde el mundo académico, el profesor del Conservatorio Superior de Música Eduardo Martínez Torner, Roberto Martínez, ha lamentado que la normativa vigente impida que sus alumnos tengan un lugar en el que tocar de forma legal. "No tiene ni pies ni cabeza", ha criticado.

LA NORMATIVA

El manifiesto firmado refleja que todas las organizaciones están "tan a favor de la música y la cultura como del derecho al descanso y la buena convivencia". La música, piden, "no puede estar injustamente perseguida y criminalizada por el Principado bajo el pretexto de que se trata de un problema de ruidos, porque no lo es".

La prohibición, explican, procede de la legislación autonómica de Espectáculos (Decreto 91/2004) y Medio Ambiente (Decreto 99/1985), cuya redacción, a su juicio "no es suficientemente clara" ni está armonizada con la Ley de Espectáculos 8/2002.

El colectivo ha dado un plazo de "tres semanas" al Principado para que se manifieste sobre este asunto. De lo contrario, ha afirmado Jorge Otero, "no descartan" ocupar la calle "desde la Renfe hasta la calle Fruela" con un concierto. "Que no nos obliguen porque lo haremos", ha asegurado.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios