Una juez impide las deportaciones de refugiados tras el veto de Trump

La sentencia responde a una denuncia de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (UCLA), es de ámbito nacional y durará, al menos hasta el 21 de febrero. 

Trump firmó el viernes el decreto que suspende la acogida de refugiados musulmanes durante 120 días

Una jueza impide las deportaciones de refugiados tras el veto de Trump

Primer revés a la decisión de Donad Trump de cerrar las puertas a los refugiados. Una juez federal de Nueva York dio la razón a la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) y permitió que puedan permanecer en EEUU las personas que fueron retenidas cuando trataban de entrar en EEUU con un visado válido y que, sin embargo, fueron retenidas tras la aplicación inmediata de la orden ejecutiva aprobada por Donald Trump que prohíbe la entrada a EEUU a ciudadanos de siete países musulmanes.

Según ha explicado la juez Ann Donnelly, del Tribunal del Distrito Federal de Brooklyn, Nueva York, la deportación a estas personas puede causarles un “daño irreparable” al tener que volver a países donde han sufrido amenazas o su vida corre peligro, ya que muchos de los países señalados por el presidente de EEUU se encuentran en guerra en estos momentos, como por ejemplo Siria, donde los enfrentamientos suman ya casi seis años.

Entre los argumentados presentados por la magistrada neoyorquina figura que los arrestados han conseguido un visado tras haber seguido todo el largo proceso legal para su aprobación. La suspensión de la aplicación de la orden de Donald Trump se mantendrá hasta el 21 de febrero cuando la juez fijará una audiencia para abordar si los afectados pueden permanecer o no en suelo estadounidense.

En ningún momento, la juez Donnelly ha analizado la constitucionalidad de la orden ejecutiva de Trump si no que ha actuado tras la queja formal de la American Civil Liberties Union (ACLU) en nombre de Hameed Khalid Darweesh y de Sameer Abdulkhaleq Alshawi, dos nacionales iraquíes que fueron detenidos al llegar al aeropuerto JFK.

Es por ello que desde la ACLU han aplaudido la decisión de la juez ya que han considerado que “nuestros tribunales funcionaron hoy como un baluarte contra los abusos del Gobierno o las políticas inconstitucionales.” No está claro cuántas personas han sido detenidas. ACLU estima que entre 100 y 200 personas, pero otras fuente elevan esa cifra a 375 pasajeros en cinco aeropuertos estadounidense. El rechazo a la orden firmada por Trump animó a miles de personas a salir a las calles de EEUU. Los aeropuertos de Denver, Seatle o Nueva York, entre otros registraron protestas.

“Nadie puede ser enviado de vuelta”, anunció el abogado ACLU, Lee Gelernt, a las puertas del tribunal en Brooklyn, tras esta primera victoria legal contra el decreto de Donald Trump. La corte es federal, por lo que la decisión de la magistrada cubre todo el país.

La ACLU considera que la prohibición impuesta por la administración de Donald Trump es inconstitucional porque está dirigida contra un grupo religioso específico ya que la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos protege los derechos a la libertad de religión y a la libertad de expresión sin interferencia del gobierno.

Además, al argumentar la moción, explicaron ante la magistrada que la vida los refugiados que llegan de países como Siria corren peligro si son devueltos a sus países de origen. La orden de Donnell, sin embargo, no garantiza la estancia permanente ya que ha fijado una nueva vista para el próximo mes de febrero.

No obstante, esta orden de suspensión de las deportaciones se aplica a quienes ya están retenidos en los aeropuertos de EEUU, ya que la aplicación de la orden de Donald Trump sorprendió a muchos refugiados volando o aterrorizando en suelo estadounidense, con su papeles en regla. Ahora bien, no está garantizada la entrada en el país de ciudadanos de los siete países que cubre el decreto pese a que dispongan de visado válido ya que, además, muchas aerolíneas que cubren las ruta les están negando el embarque.

El presidente de EEUU ha reaccionado a las protestas y la decisión de la juez Donnelly de suspender su decreto, a través de las redes sociales. Ha insisitdo en que "nuestro país necesita fronteras fuertes y control estricto. AHORA. Mira lo que está pasando en Europa y en el mundo -Un horrible jaleo."Our country needs strong borders and extreme vetting, NOW. Look what is happening all over Europe and, indeed, the world - a horrible mess!— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 29 de enero de 2017

¿En qué consiste el decreto? 

El motivo de este revuelo es por el documento firmado por el presidente Donald Trump el viernes en función del cual se suspendía inmediatamente los programas de acogida de refugiados y se suspendía la emisión de visados durante 90 días a los ciudadanos de siete países musulmanes con actividades terroristas, según el presidente,  Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.Este viernes ha firmado una nueva orden ejecutiva con nuevas medidas de "escrutinio extremo" para "mantener fuera de EEUU a los terroristas islamistas radicales", que entre otras cosas suspende la entrada de refugiados al país."Queremos asegurarnos de que no admitimos en nuestro país a las mismas amenazas que enfrentan nuestros soldados en el extranjero. Solo queremos admitir a aquellos que apoyan a nuestro país y que aman profundamente a nuestra gente", ha señalado el presidente  antes de la firma que tuvo lugar en el Pentágono.Posteriormente, la Casa Blanca ha dado a conocer los detalles del decreto. (Puede consultar en este enlace el documento)Suspensión del Programa de Admisión de Refugiados durante 120 díasProhibición de la entrada de refugiados sirios hasta que se hagan "cambios significativos" que sean "acorde con el interés nacional"Suspensión durante 90 días de la entrada de ciudadanos de Irak, Siria y los países designados como "áreas de preocupación"(la prensa estadounidense señala que estos otros países podrían ser Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen)Dar prioridad las futuras solicitudes de refugiados "en base a su persecución religiosa" si la personas es parte de una minoría religiosa en su país de origen.Suspensión inmediata del Programa de Exención de Entrevistas de Visados, que permite a los inmigrantes renovar sus visados sin acudir a una entrevista.Además, entre las medidas del decreto figura limitar el número máximo de refugiados: 50.000 en 2017, menos de la mitad del límite superior anterior. Durante la administración Obama, entre octubre de 2015 y septiembre de 2016, EEUU admitió a casi 39.000 refugiados musulmanes en suelo estadounidense, unos 12.000 de ellos sirios, según cifras del centro de investigaciones Pew Research. Se calcula que en la actualidad residen en EEUU alrededor de 3,3 millones de musulmanes.

Ahora en portada

Comentarios